Entradas dentro de la categoría: Enfermedades crónico-degenerativas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo un llamado esta semana para luchar contra lo que calificó “una oleada” de casos de cáncer.Estima que, para 2035, unas 24 millones de personas en todo el mundo sufrirán de algún tipo de esta enfermedad.La OMS insiste en que el cáncer puede prevenirse. Sólo se necesita redoblar los esfuerzos para abordar temas como la obesidad, la ingesta de bebidas alcohólicas y el tabaco.

Actualmente, unas 14 millones de personas al año reciben la mala noticia de que tiene cáncer.

Pero, ¿estamos hablando de una amenaza real?

1. ¿Por qué alertan sobre el cáncer?

Globalmente, uno de cada cinco hombres y una de cada seis mujeres desarrollará cáncer antes de los 75 años. De ellos, uno de cada ocho hombres y una de cada 12 mujeres morirá de la enfermedad.

El problema es que se trata de una afección con un alto costo.El cáncer es la principal causa mundial de pérdidas económicas por muerte prematura y discapacidad, debido en parte a las grandes cantidades que hay que gastar en tratamientos.

La disminución de la capacidad para trabajar también repercute en las finanzas de las finanzas.

En 2012, la OMS informó que el costo anual de cáncer era de US$1,16 billones.

2. ¿Por qué se está propagando?

 

07. Cáncer de tráquea, bronquios y pulmón: el humo es la principal causa del 22% de las muertes por cáncer y el 71% de las muertes por cáncer del pulmón. Cerca del 20% de las muertes por cáncer ocurren por hábitos poco saludables, como la baja ingesta de frutas y verduras, la falta de ejercicio, el tabaquismo y la ingesta de alcohol. Foto: ThinkStock
Aumentan los casos de cáncer en el mundo
Foto: ThinkStock

A pesar de los avances en tratamientos y en los programas para la detección temprana, la carga del cáncer aumentará.

La razón es simple: la población mundial no sólo va en aumento, sino también la expectativa de vida.

Esto significa que cada vez habrá más gente que pueda desarrollar cáncer.

Actualmente, 14 millones de personas al año son diagnosticadas con esta enfermedad.

La OMS estima que esta cifra aumentará a 19 millones para 2025, 22 millones en 2030, hasta llegar a los 24 millones de 2035.

3. ¿Se trata de una enfermedad de ricos?

En realidad no. Si bien el cáncer es común en los países desarrollados, cada vez se registran más casos en el mundo en desarrollo. Y son estas regiones las que experimentarán en el futuro un mayor número de casos.

Más del 60% de los casos del mundo ocurren en África, Asia y Centro y Sudamérica.

Juntas representan el 70% de las muertes por cáncer en el mundo. Una situación agravada por la falta de programas de detección temprana y el acceso a tratamiento.

 

Fuente: http://vidayestilo.terra.com.pe/

Martes 4 de febrero de 2014

Día Mundial contra el cáncer

La Organización Mundial de la Salud, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) observan el 4 de febrero de cada año como el Día Mundial contra el Cáncer.
La Organización Mundial de la Salud, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) observan el 4 de febrero de cada año como el Día Mundial contra el Cáncer.1
El tema de 2014 es: «Desenmascaremos los mitos».
El cáncer es un proceso de crecimiento y diseminación incontrolados de células. Puede aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo. El tumor suele invadir el tejido circundante y puede provocar metástasis en puntos distantes del organismo. Muchos tipos de cáncer se podrían prevenir evitando la exposición a factores de riesgo comunes como el humo de tabaco. Además, un porcentaje importante de cánceres pueden curarse mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia, especialmente si se detectan en una fase temprana.
La prevención y la detección temprana son fundamentales para detener el alarmante aumento de la incidencia de esta enfermedad. Más del 60% de los casos se concentran en África, Asia, América Central y del Sur. Esas regiones registran el 70% de las muertes a nivel global, principalmente por la falta de detección temprana de la enfermedad y el acceso a tratamientos.

 

Fuente: wikipedia

Conoce más sobre: Enfermedades crónico-degenerativas

  • ¿Qué quiere decir Hipertensión Pulmonar?

Hipertensión Pulmonar quiere decir aumento de la presión de la arteria pulmonar con valores mayores a 20 mmHg cuando la persona se encuentra en reposo (sentada, acostada o parada sin hacer esfuerzos), y a 30 mmHg cuando está haciendo ejercicio (caminando, subiendo escalas, trapeando, barriendo, teniendo sexo, haciendo gimnasia, corriendo, levantando, cargando y empujando cosas pesadas, etc.).

  • ¿Qué es?

La Hipertensión arterial Pulmonar, más conocida como Hipertensión Pulmonar, y diferente de “Hipertensión Arterial o tensión arterial alta o presión alta” es una enfermedad de los pulmones que puede ocurrir sin ninguna causa identificable, ser heredada o ser el resultado de la complicación de enfermedades respiratorias, cardiacas y/o inmunológicas. Es una enfermedad rara (poco común) que afecta más a las mujeres que a los hombres.

La Hipertensión Pulmonar [HP] es una enfermedad incurable, muy grave que va deteriorando la salud progresivamente, los tratamientos disponibles ayudan a disminuir los síntomas y mejorar la calidad de vida, pero la HP en la mayoría de los casos es mortal.

  • ¿Qué hace la arteria pulmonar?

Los pulmones tienen doble circulación, reciben sangre por las venas desde la arteria pulmonar y sangre por las arterias desde los bronquios, estas últimas son las encargadas de alimentar o nutrir las vías aéreas. En esta circulación de sangre a través de los pulmones se produce la oxigenación de la hemoglobina (el oxógeno se pega a la sangre para ser transportado por todo el organismo), se eliminan partículas nocivas, bacterias y el anhídrido carbónico (oxigeno malo). La arteria pulmonar es la encargada de transportar la sangre con baja cantidad de oxígeno desde el ventrículo derecho del corazón a los pulmones donde toma oxígeno, luego pasa a las cámaras izquierdas del corazón, donde es bombeada por el ventrículo izquierdo a través de la arteria aorta a todo el cuerpo, por lo tanto, tiene el papel de oxigenar la sangre, de limpiarla.

  •  ¿Cuál es la diferencia entre Hipertensión Pulmonar Primaria o Idiopática e Hipertensión Pulmonar Secundaria?

HP Primaria: hay aumento de la presión de la arteria pulmonar, pero la presión de las arterias y venas pequeñas es normal. Para mantener el funcionamiento del corazón, al estar aumentada la presión de la arteria pulmonar, el ventrículo derecho del corazón aumenta el grosor de sus paredes (desarrolla hipertrofia) y por lo tanto el corazón aumenta de tamaño. A medida que aumenta la resistencia (la fuerza) de las pequeñas arterias y venas de los pulmones, el ventrículo derecho, ya aumentado de tamaño empieza a fallar y se presentan los signos y síntomas de la falla cardiaca. Aunque el ventrículo izquierdo del corazón no se encuentra afectado por la enfermedad, el aumento progresivo de tamaño del ventrículo derecho dificulta que el ventrículo izquierdo se llene de sangre produciendo una leve elevación de las pequeñas arterias y venas del ventrículo izquierdo.

HP Secundaria: la elevación de la presión de la arteria pulmonar se debe al aumento de la presión de las pequeñas arterias y venas pulmonares, transmitiendo a la arteria pulmonar en forma pasiva este aumento, pudiendo producir en las etapas avanzadas de la enfermedad cambios irreversibles en las arterias y venas pulmonares comprometiendo finalmente el lado derecho del corazón (aurícula derecha y ventrículo derecho).

 

 

Fuente: http://www.hipertension-pulmonar.org

Viernes 24 de enero de 2014

Diferencia entre artrosis y artritis

La ARTROSIS

Es una enfermedad que inicia generalmente en la edad avanzada, producida por el desgaste del cartílago, un tejido que hace de amortiguador protegiendo los extremos de los huesos y que favorece el movimiento de la articulación.

Se manifiesta principalmente en manos, columna, rodillas, pies y caderas. Su forma de presentación es con dolor “mecánico”: empeora cuando se mueve o sobrecarga la articulación y mejora con el reposo.

La ARTROSIS se presenta siempre en edad avanzada, causada por desgaste del cartílago y por lo general no se muestra con inflamación.

La ARTRITIS

Es una enfermedad que se caracteriza por dolor, rigidez, deformidad y limitación de los movimientos en las articulaciones. Comienza generalmente en las pequeñas articulaciones de los dedos, manos y muñecas pero también puede aparecer en cualquier parte.

Afecta en forma simétrica las articulaciones (por ejemplo tanto mano izquierda como derecha) y suele afectar varias articulaciones a la vez, algunas veces aparece rigidez articular durante la mañana (alrededor de 1 hora o más) y cuando se permanece sentado por períodos prolongados.

En la ARTRITIS existe inflamación dolorosa de las articulaciones, y puede aparecer en cualquier momento de la vida.

 

Fuente: http://www.riesgodefractura.com

Conoce más sobre: Enfermedades crónico-degenerativas

Calidad de vida
La respuesta al diagnóstico de una enfermedad
crónica siempre tiene implicaciones psicológicas y
sociales complejas. El reconocimiento de este
hecho ha dado lugar aquellos cuidadores
profesionales establezcan objetivos de atención
concomitantes: el control de la enfermedad y la
calidad de vida. La compresión de esta última ha
evolucionado a la par con la comprensión y el
tratamiento médico de las enfermedades crónicas.
La gran cantidad de aspectos psicosociales que
hacen parte de los cuidados en las enfermedades
crónicas surge de las respuestas individuales de
los pacientes, las familias, los amigos y la sociedad,
frente al diagnóstico y al pronóstico. Cualquiera
que sea el resultado de la enfermedad, el objetivo
es mejorar la calidad de vida. El cuidado de apoyo
y la supervivencia incluyen temas específicos que
deben tratarse con éxito para lograr este objetivo.
La calidad de vida (CV) abarca el bienestar físico,
social, psicológico y espiritual. El bienestar físico
se determina por la actividad funcional, la fuerza
o la fatiga, el sueño y el reposo, el dolor y otros
síntomas. El bienestar social, tiene que ver con las
funciones y las relaciones, el afecto y la intimidad,
la apariencia, el entretenimiento, el aislamiento,
el trabajo, la situación económica y el sufrimiento
familiar. El bienestar psicológico se relaciona con
el temor, la ansiedad, la depresión, la cognición y
la angustia que genera la enfermedad y el
tratamiento. Por último, el bienestar espiritual
abarca el significado de la enfermedad , la
esperanza, la trascendencia, la incertidumbre, la
religiosidad y la fortaleza interior.
La consideración de estos factores multi -
dimensionales indica un enfoque en la calidad
de vida y las alteraciones en el bienestar. Su
naturaleza subjetiva desafía la capacidad de los
profesionales de la salud para medir su propia
efectividad. Algunos pacientes pueden tolerar una
discapacidad grave y aún sentirse afortunados de
recibir una terapia, mientras otros se muestran
totalmente insat i s fechos con una di s func ión
mínima. Por consiguiente, la calidad de vida se
define mejor como lo que el individuo dice que
ésta es. La percepción de la enfermedad incluye
mucho más que la discapacidad física; algunas
personas son incapaces de expresar sus valores o
definir la calidad de vida sin un poco de ayuda en
el proceso de clarificación de valores. No existe un
estándar dorado para medirla, cada situación
supone inquietudes únicas. Por ello, es importante
ahondar en el amplio campo que cubre este
concepto con el fin de ofrecer al paciente crónico
algo cada vez mejor.
Hacia mediados de los años 50, se incluyó el
concepto de calidad de vida en el área de la
medicina, luego se asumió en la psicología. Desde
ese momento hasta hoy, el concepto ha vivido
varias modificaciones. Inicialmente se refería al
cuidado de la salud personal, luego pasó a ser la
preocupación por la salud e higiene pública.
Pos ter iormente, hi zo alusión a los derechos
humanos, laborales y ciudadanos; después, a la
capacidad de acceso a los bienes económicos y,
finalmente, se convirtió en la preocupación por
la experiencia del sujeto de su vida social, de su
actividad cotidiana y de su propia salud. El concepto
está de moda y, como muchos otros términos, es
polivalente , multidimensional y sus
significados muy diferentes (Rodríguez- Marín,
1995).
A medida que las enfermedades crónicas han
aumentado su prevalencia, de forma lenta pero
progresiva, se ha aumentado el interés por la
calidad de vida del enfermo y por los múltiples
factores biopsicosociales que inciden sobre ella.
Tradicionalmente, se ha medido el nivel de salud
de una población a través de las tasas de mortalidad
y morbilidad; sin embargo, desde hace algunos años
el concepto de calidad de vida, a pesar de que se
trata todavía de “un concepto vago, definido, y
me d i d o d e d i f e r e n t e s ma n e r a s ” , s e h a i d o
introduciendo en la literatura, con lo cual se ha
hecho necesario el desarrollo de indicadores
subjetivos y psicosociales así como la generación
y uso de instrumentos de evaluación de carácter
general (Pomerleau y Brady, 1979; Barquin, 2002).
En psico-oncología, por ejemplo, el creciente
interés existente por la calidad de vida del paciente
neoplás i co ha tomado cada vez más fuer za,
inicialmente por los múltiples parámetros que
cobija cada vez más el término, y por los grandes
resultados observados a partir de la puesta en
p r á c t i c a d e e v a l u a r p a r a l u e g o me j o r a r l a s
condiciones de los pacientes con cáncer.
Según Bayes (1994), evaluar la calidad de vida del
paciente crónico es importante porque permite:
conocer el impacto de la enfermedad y/o del
tratamiento, a un nivel relevante, diferente y
complementario al del organismo; conocer mejor
al enfermo, su evolución y su adaptación a la
enfermedad; conocer mejor los efectos secundarios
de los tratamientos; evaluar mejor las terapias
p a l i a t i v a s ; e l i m i n a r r e s u l t a d o s n u l o s d e
d e t e rmi n a d o s e n s a y o s c l í n i c o s ; amp l i a r l o s
conocimientos sobre el desarrollo de la enfermedad;
ayudar en la toma de decisiones médicas; potenciar la comunicación medico- paciente; y facilitar la rehabilitación de los pacientes.
Schwartzmann (2003) definió la calidad de vida
como un complejo compuesto por diversos dominios
y dimensiones. La calidad de vida se ha definido
como un juicio subjetivo del grado en que se ha
alcanzado la felicidad, la satisfacción, o como un
sentimiento de bienestar personal, pero también
e s t e j u i c i o s u b j e t i v o s e h a c o n s i d e r a d o
e s t r e c h ame n t e r e l a c i o n a d o c o n i n d i c a d o r e s
o b j e t i v o s b i o l ó g i c o s , p s i c o l ó g i c o s ,
comportamentales y sociales. Por lo tanto, la calidad
de vida puede traducirse en términos de nivel de
bienestar subjetivo, por un lado, y, por otro, en
términos de indicadores objetivos. El primer
aspecto recoge lo que se denomina “felicidad”,
sentimiento de satisfacción y estado de ánimo
positivo; el segundo alude a la noción de “estado
de bienestar”.
Schwartzmann (2003) nos habla de calidad de vida,
y una de las características que más emplea es la
capacidad del ser humano para satisfacer sus
necesidades y para sobrevivir. Puede decirse sin
temor a equivocación, que estas necesidades sólo
se satisfacen por medio de la interacción con las
demás personas y con el medio ambiente. De
acuerdo con es ta af i rmac ión, los problemas
humanos pueden contextualizarse en términos de
falta de correspondencia entre las necesidades del
individuo y el ambiente físico y social.
Desde el punto de vista subjetivo, podríamos
afirmar que la calidad de vida relacionada con la
salud (CVRS) es la valoración que realiza una
persona, de acuerdo con sus propios criterios, del
estado físico, emocional y social en que se encuentra
en un momento dado. Tal definición implica
considerar la calidad de vida como una valoración:
una respuesta cognoscitiva del individuo a la que
sigue una reacción emocional. Estos dos elementos
reflejan el grado de satisfacción con una situación
personal concreta en función del logro de las
expectativas iniciales.
La valoración se realiza sobre un amplio conjunto de factores circunstanciales de la propia
persona, que pueden agruparse en tres categorías bien diferenciables conceptualmente: físic o – b i o l ó g i c a s ( s i n t o m a t o l o g í a g e n e r a l ,
discapacidad funcional, sueño, etc.), emocionales (sentimientos de tristeza, miedo, inseguridad), sociales (situación laboral, relaciones familiares, recreación, etc.). Tal valoración es un
proceso individual influido y moderado por otras
personas, pero indiscutiblemente personal; la
realiza el individuo de acuerdo con su propia
jerarquía de valores.
No sólo es importante evaluar la calidad de vida
en los pacientes con enfermedades crónicas, sino
también en la población en general, aunque los
puntos evaluados son diferentes. En los primeros,
las variables a considerar son las relacionadas con
l a s c o n d i c i o n e s d e s a l u d – e n f e r m e d a d y e l
tratamiento concreto que recibe cada paciente; en
los segundos, son importantes variables como:
recursos económicos, vivienda, recursos sanitarios, entre otras.
Evaluación de la calidad de vida
Poder evaluar la calidad de vida de los pacientes se
ha convertido en una ayuda vital para el personal
del área de la salud, ya que a través de ésta se
pueden detectar fallas en la forma de proceder del
personal médico que atiende al paciente, así como
de la familia; además, se logra determinar si lo
que se hace es suficiente o no, y así diseñar cada
vez mejores métodos para ayudar al paciente.
Los dos aspectos fundamentales en la evaluación
d e l a c a l i d a d d e v i d a s o n : l a s v a r i a b l e s
independientes, como las emociones, la familia,
el ambiente social y el lugar de residencia, entre
otros, que pueden influir en la calidad de vida del
paciente, y las variables dependientes, como las
dimensiones física, emocional y social.
Desde el punto de vista de la investigación, las
mediciones de calidad de vida con frecuencia se
abordan junto con la medición de la efectividad
del tratamiento. Los principales grupos de estudio sobre enfermedades crónicas incluyen mediciones de la calidad de vida en sus estudios
sobre protocolos de tratamiento. Cuando se considera un instrumento para la evaluación, es
importante tener en cuenta su contenido y tiempo de aplicación, así como su fiabilidad y validez. El diseño o la elección de un cuestionario
depende del entorno, el grado de sofisticación
deseado en la información y, en particular, el
resultado del tratamiento esperado por el paciente (curativo, paliativo, que prolongue la vida
o un estudio de investigación de fase I). Cuanto
más enfermo esté el paciente, más complejo
debería ser el instrumento de medición.
La psico-oncología es, por ejemplo, una de las
especialidades que más se ha preocupado por
evaluar la calidad de vida de sus pacientes, ya que
el objetivo último de los equipos multidisciplinarios
de cuidados paliativos es proporcionarle bienestar
o comodidad al paciente. Y bienestar, como ya se
ha indicado, es un concepto eminentemente
subjetivo (Becoña, Vázquez y Oblitas, 2000).
A medida que aumenta el interés en la eficacia y la
utilidad de la atención con relación a los costes,
quizás el cuidado paliativo en particular se vea
sometido a un escrutinio minucioso que estimule
la medición de la calidad de vida.
Enfermedad crónica
La enfermedad crónica se define como un trastorno orgánico funcional que obliga a una modificación de los estilos de vida de una persona y
que tiende a persistir a lo largo de su vida. Frente
a la etiología no hay mayor claridad, hay una
serie de factores que en conjunto dan pie a la
enfermedad; entre estos factores se encuentran
el ambiente, los estilos de vida y hábitos, la
herencia, niveles de estrés, calidad de vida y la
presencia de una enfermedad persistente que
puede pasar a ser crónica (OMS, 1979).
Barquin (2002) considera que los trastornos o
enfermedades crónicas varían desde los relativamente benignos, como una pérdida parcial
q u e p u e d a s e r a u d i t i v a , v i s u a l , e t c . , h a s t a
e n f e r m e d a d e s g r a v e s c o m o e l c á n c e r, l a s
e n f e r m e d a d e s c a r d i o v a s c u l a r e s , d i a b e t e s ,
enfermedades músculo-esqueléticas, etc.; y aún
más alarmante desde el punto de vista estadístico
es que el mayor número de personas desarrollará
algún tipo de incapacidad o enfermedad crónica
que pueda llegar a ser causa de muerte.
La mayoría de las enfermedades crónicas afecta aspectos importantes de la vida en las personas que la padecen (Burish y Bradley, 1983 citado por Gil-Roales, 2004). Una de los principales
cambios y quizás el que genera mayor deterioro
es el aspecto emocional, ya que la persona se ve
obligada necesariamente a un proceso de adaptación rápido para el cual pasa por diferentes
etapas que suscitan una serie de emociones comúnmente negativas (miedo, ira, ansiedad).
El autor hace mención a la etapa crítica de la
enfermedad crónica e identifica una serie de
reacciones comunes en ésta, las cuales están
d i r i g i d a s a ma n t e n e r u n e q u i l i b r i o emo c i o -
nalmente razonable: mantenimiento o conservación de la autoimagen de forma satisfactoria, preservación de las relaciones familiares y
sociales y la preparación para el futuro. En esta
fase, las personas asumen diferentes estrategias de afrontamiento; la más frecuente es la
negación o minimización de la gravedad de la
enfermedad y de sus consecuencias; otras est rategias f recuentes son bus car informac ión
acerca de la enfermedad y apoyo social- familiar. Brannon y Feist (2001) identificaron un tipo
de negación que se presentaba antes del diagnóstico y que podía llegar a significar un obstá-
culo para acceder al tratamiento.
Lazarus y Folkman (1986) hablan de la negación
que se presenta inmediatamente después del
diagnóstico, la cual cumple para el paciente una
función protectora al reducir los niveles de estrés.
Así, la negación cumpliría un papel importante en
el manejo de la enfermedad, pues disminuiría
el nivel de estrés en el paciente y permitiría un
manejo más adecuado de su proceso de adaptación posterior a la enfermedad. De forma conjunta, el sentimiento de miedo se hace presente a lo largo de la enfermedad. Así, cada recaí-
da, visita médica y análisis frecuentes pueden
convertirse en una gran fuente de temor ante la
posibilidad de agravamiento de la enfermedad.
Después de un lapso, el paciente comprende las
implicaciones que tiene su enfermedad; en ese
momento aparecen los sentimientos depresivos,
luego de entender las consecuencias y condiciones de tener o padecer una enfermedad crónica. Claro que estas reacciones emocionales no
se presentan en todos los pacientes con enfermedades crónicas, y su orden de aparición no es
el mismo en todos los casos; incluso hay casos
en los cuales no se presentan. Las reacciones
emocionales asociadas no aparecen en una secuencia previamente establecida; pueden aparecer en el individuo en cualquier momento de
la enfermedad o del proceso de adaptación a ésta
y deben ser tomadas, como lo han señalado
Lazarus y Folkman(1986) , como “reac c iones
emocionales normales” y su ausencia puede ser
relacionada con un proceso de recuperación más
lento y doloroso.
Dentro de las enfermedades crónicas se encuentran las enfermedades neoplásicas (tumores),
la mayor parte de estos cuadros son graves y
constituyen una amenaza para la vida; representan también un problema significativo para
la medicina y la psicología de la salud, ya que no
sólo afectan a la persona que padece la enfermedad, sino también a los familiares y amigos.
Las enfermedades crónicas, como el cáncer, no
sólo alteran al paciente por el proceso de adaptación que implican, sino que pueden producir
dificultades económicas, cambiar la visión que
la persona tiene de sí misma, afectar las relaciones con los miembros de la familia y amigos
(Brannon y Feist, 2001).
Calidad de vida en enfermos crónicos
Kalker y Roser (1987), citados por Rodríguez
(1995), definen la calidad de vida en los enfermos crónicos como el nivel de bienestar y satis-Aspectos psicosociales asociados con la calidad de vida de personas con enfermedades crónicas
Según esta definición, Haes y Van Knippenberg (1985-1987),
citados por Rodríguez (1995), proponen que la
calidad de vida dentro de la perspectiva de las
personas con enfermedades crónicas debe ser
vista como un constructo multidimensional que
incluye, al menos, estatus funcional, síntomas
relacionados con la enfermedad, funcionamiento psicológico y funcionamiento social.
El estatus funcional se refiere a la capacidad para
ejecutar una gama de actividades que son normales
p a r a l a m a y o r í a d e p e r s o n a s ; i n c l u y e t r e s
categorías; autocuidado, movilidad y actividad
física. En cuanto a los síntomas relacionados con
la enfermedad, son diversos en función del tipo de
enfermedad y tratamiento. En el caso de pacientes
con cáncer, los síntomas que se reportan con mayor
frecuencia son dolor, fatiga, malestar corporal,
e s t r e ñ i m i e n t o , d i a r r e a , n á u s e a s , v ó m i t o y
trastornos del sueño. El funcionamiento psicológico
p o n e d e r e l i e v e n i v e l e s e l e v a d o s d e e s t r é s
psicológico entre los pacientes con enfermedades
crónicas (World Health Organization, 2003). Cuando
se evalúa este aspecto en enfermedades crónicas,
se puede sobreestimar la prevalencia del estrés
o de los trastornos debido a la inclusión de ítems
que reflejan manifestaciones somáticas de perturbaciones psicológicas, tales como el cansancio físico y la pérdida del impulso sexual o del
apetito. Entre los pacientes con cáncer estos
síntomas pueden reflejar efectos físicos directos
de la enfermedad o de su tratamiento.
El funcionamiento social hace referencia, según
World Health Organization (2003), al trastorno de
las actividades sociales normales y es el resultado
d e d i f e r e n t e s f a c t o r e s , c o m o l i m i t a c i o n e s
funcionales debidas al dolor y/o fatiga, el miedo
del paciente de ser una carga para los demás, el
temor por los síntomas o las discapacidades,
sentimientos de incomodidad entre los miembros
de la red social del paciente, miedo al contagio,
etc. Dentro de este apartado, hay que considerar
también las actividades de rol, esto es, desempeño
de papeles asociados con el trabajo y la familia.
En suma, cuando se habla de calidad de vida en el
paciente crónico se hace alusión a su propia
valoración global frente a la adaptación funcional,
cognitiva, emocional, social y laboral. Algunos
trabajos en los que se ha evaluado el importante
papel que juegan diferentes variables psicológicas
y sociales en el mantenimiento, recuperación o
pérdida de la salud, incluyendo estudios sobre los
problemas de la adhesión al tratamiento y calidad
de vida.

Fuente: http://www.usta.edu.co/otras_pag/revistas/diversitas/doc_pdf/diversitas_2/vol1.no.2/art_1.pdf

Conoce más sobre: Enfermedades crónico-degenerativas

Lunes 20 de enero de 2014

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es una enfermedad que lesiona el cartílago articular y origina dolor, rigidez e incapacidad funcional. Lee más en este artículo

Las articulaciones son los componentes del esqueleto que nos permiten el movimiento y, por tanto, nuestra autonomía funcional y la vida de relación.
Se forman por la unión de dos huesos a través de la cápsula articular. En el interior de las mismas existe, generalmente, un fluido llamado líquido sinovial que es producido por la membrana sinovial. Los extremos óseos que se unen para formar la articulación están recubiertos por el cartílago articular
La artrosis es una enfermedad que lesiona el cartílago articular y origina dolor, rigidez e incapacidad funcional. Habitualmente se localiza en la columna cervical y lumbar, algunas articulaciones del hombro y de los dedos de las manos, la articulación de la raíz del pulgar, la cadera, la rodilla y la articulación del comienzo del dedo gordo del pie.
Fuera de estos lugares, la artrosis es rara y, cuando aparece, se debe sospechar la existencia de un daño previo o de otra enfermedad articular subyacente.
En España, la artrosis afecta al 10% de la población general, representando casi la cuarta parte del total de pacientes atendidos en las consultas de los reumatólogos. La frecuencia con que afecta a las personas aumenta con la edad (sobre todo a partir de los 40-50 años), aunque no se debe considerar a esta enfermedad como una consecuencia ineludible del envejecimiento articular.

¿POR QUÉ SE PRODUCE?
No conocemos, de forma definitiva, la causa de la artrosis. Las investigaciones realizadas hasta la fecha sugieren que existen determinados factores que aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad; la obesidad, determinadas ocupaciones y actividades laborales, la herencia y la raza, y el excesivo ejercicio físico se cuentan entre ellas.
El exceso de peso corporal incrementa el riesgo de artrosis en la rodilla. También hay personas que desarrollan artrosis en otros lugares por un uso excesivo o inadecuado de las articulaciones correspondientes. Es conocido, efectivamente, el riesgo incrementado de padecer artrosis de rodilla que presentan los futbolistas por haber recibido golpes y lesiones repetidas en la misma.
En algunas familias es más frecuente que aparezca la artrosis por transmitir en sus genes alteraciones en la producción de proteínas (colágeno) muy importantes para la fabricación de un cartílago articular normal. Algunas mujeres con predisposición hereditaria pueden desarrollar artrosis en los dedos de las manos. De hecho, la artrosis de las manos y las rodillas es más frecuente en mujeres. También se puede nacer con anomalías en la configuración de los
extremos de los huesos que forman las articulaciones o con alteraciones que permiten que éstas se muevan en exceso (la llamada laxitud articular). En estas dos últimas circunstancias también se ve incrementado el riesgo de padecer artrosis.
La artrosis no es debida a ciertos tipos de clima ni a los componentes de la dieta. Ocurre en todo el mundo y a veces los pacientes pueden tener más dolor cuando baja la presión atmosférica o hay más humedad, aunque ello no signifique que la lesión artrósica haya empeorado.

¿CUÁL ES EL SUSTRATO ANATÓMICO DE LA LESIÓN?

El componente de la articulación que sufre desde el principio en la artrosis es el cartílago articular. En las articulaciones normales, el cartílago articular junto con el líquido sinovial proporciona las propiedades necesarias para almohadillar y permitir el roce y el choque entre los dos huesos que se articulan. Cualquier persona que haya contemplado la necesidad de rodamientos y de líquido lubrificante en maquinarias industriales comprenderá fácilmente la misión que tiene el cartílago articular en el esqueleto.
La enfermedad del cartílago articular lo lesiona y altera notablemente la función de la articulación. Este deterioro evoluciona en varias fases (tabla 1). En un
primer momento el cartílago deja de ser firme y se reblandece; se vuelve frágil y quebradizo, pierde su elasticidad habitual y la capacidad de amortiguar. En
una fase intermedia, se adelgaza y en determinadas zonas desaparece, dejando de recubrir y de proteger al hueso que está debajo. Finalmente, aparecen
zonas en las que el extremo del hueso que se articula deja de estar protegido por el cartílago articular, quedando aquél expuesto a fuerzas físicas a las que
no está preparado para resistir. Imagínese usted dos huesos rozando total o parcialmente entre sí en movimientos que, a veces, se realizan multitud de veces
al día. La consecuencia de esto es que el hueso articular sufre y reacciona. Se vuelve más compacto y se deforma, crece en los extremos y márgenes formando unas excrecencias o picos que los médicos llamamos “osteofitos”
El cartílago articular es una estructura que desempeña una función perfecta, desde el punto de vista de la mecánica biológica articular. Hay que cuidarlo y
protegerlo, porque su lesión es, a menudo, irreparable. El daño del cartílago en la artrosis, produce síntomas de una forma indirecta, por irritación de otras
estructuras de la articulación

¿QUÉ SÍNTOMAS PRODUCE?

Aunque puede no dar síntomas -por ejemplo en la columna es frecuente encontrar signos radiográficos de artrosis sin que el individuo tenga dolor-, el síntoma fundamental de la artrosis es el dolor. Este dolor suele aparecer cuando se exige un esfuerzo a la articulación enferma, bien sea de movimiento o de carga (para las articulaciones de los miembros inferiores y de la columna lumbar) y en general empeora a medida que avanza el día. Más adelante, con el progreso de la enfermedad, el dolor puede aparecer con el reposo o el descanso nocturno.
Después de un rato de reposo o descarga (sentado o acostado), si usted padece una artrosis, puede notar que le cuesta empezar a mover la articulación enferma, que ésta se ha vuelto rígida, como si estuviera “mal engrasada”.
Esto le puede condicionar un cierto grado de discapacidad funcional. También pueden notarse crujidos con el movimiento de las articulaciones. La artrosis de rodilla o cadera puede causar dificultad para levantarse de una silla, salir de un coche o subir y bajar escaleras.
El crecimiento de los extremos de los huesos que forman la articulación puede hacer que la articulación se agrande y ensanche. Efectivamente, en las articulaciones de los dedos de las manos puede aparecer este fenómeno en la parte superior y lateral de las mismas. La artrosis no suele alterar el alineamiento de los huesos que forman la articulación, con dos excepciones notables: la rodilla y las articulaciones finales (nudillos) de los dedos de las manos.
En estos lugares, pueden aparecer piernas arqueadas hacia afuera o hacia adentro, o dedos desviados en la falange final (figuras 3 y 4).
Algunos enfermos con artrosis pueden notar episodios de hinchazón y derrame en las articulaciones, con acumulación de líquido en las mismas. Efectivamente, aunque la membrana sinovial no es un componente de la articulación que enferme de principio en la artrosis, en determinados momentos de la evolución de la enfermedad y en ciertos lugares, puede resultar irritada y originar un cierto grado de inflamación. En estas circunstancias pueden
cambiar algo las características del dolor del paciente y su distribución en la jornada diaria.
Una característica no exclusiva de la artrosis es la atrofia muscular, por dolor y pérdida de la función. El adelgazamiento del muslo es típico de la artrosis de rodilla, lo que unido al dolor aumenta la inestabilidad e inseguridad, especialmente al bajar escalones.
En la artrosis de la columna vertebral se produce dolor de cuello o de la región lumbar, dificultad para el movimiento y contractura de los músculos de la región afectada. En determinadas ocasiones, por irritación de los nervios que salen entre las vértebras, el dolor puede transmitirse a las extremidades, especialmente a las inferiores, con crisis de ciática. Otra posibilidad cuando el paciente aqueja dolor en el muslo (por dolor irradiado) es que la artrosis se
localice en la cadera.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

Los datos fundamentales que permiten el diagnóstico de la artrosis son los síntomas que usted refiere como paciente y las alteraciones que observe su médico tras el examen adecuado de sus articulaciones. Los análisis de sangre y orina no resultan alterados por esta enfermedad. A veces, se puede extraer líquido de las articulaciones artrósicas y analizarlo. Esto resulta útil para aliviar el dolor y eliminar la posibilidad de otras enfermedades en la articulación. Las radiografias simples de las articulaciones ayudan a confirmar el diagnóstico, informan de la intensidad del daño y permiten descartar otras lesiones (tabla 1). Las radiografías simples del esqueleto resultan especialmente útiles en personas menores de 60 años de edad, donde existe una buena relación entre los síntomas y las anomalías radiológicas.

¿CÓMO EVOLUCIONA?

La artrosis es una enfermedad crónica que se desarrolla a lo largo de muchos años. De todas formas, no siempre es progresiva y, en general, la mayoría de
los pacientes puede llevar una vida normal. No existe, hoy día, un tratamiento curativo para la artrosis. Pero, al igual que sucede con otros padecimientos
crónicos, los síntomas que origina la artrosis se pueden aliviar y atenuar, permitiendo que el paciente que la sufre padezca lo menos posible.

 

Fuente: http://www.ser.es/ArchivosDESCARGABLES/Folletos/13.pdf

Conoce más sobre: Enfermedades crónico-degenerativas

Miércoles 8 de enero de 2014

Síndrome metabólico

Es el nombre que le han dado los especialistas al conjunto de padecimientos o factores de riesgo para desarrollar diabetes o enfermedades del corazón. Estos factores de riesgo son:

• Circunferencia de cintura mayor a 102 cm en hombres y 88 cm en mujeres.
• Alteración de los niveles de azúcar en la sangre
• Niveles elevados de triglicéridos en la sangre (>150 mg/dl)
• Niveles bajos de colesterol HDL (en hombres <40 mg/dl y en mujeres <50     mg/dl)
• Presión arterial alta (mayor o igual a 130/85 mmHg)

El médico es quien puede diagnosticar el Síndrome metabólico; te recomendamos visitarlo si presentas alguno de estos signos  o si en tu familia hay antecedentes de diabetes, presión alta, colesterol alto o cintura mayor a 102 cm en hombres y 88 cm en mujeres.   Lo  mejor es prevenir y cuidar siempre de tu salud.

Estadísticas

Encuentra datos interesantes sobre obesidad, diabetes, colesterol y presión alta en la población mexicana.

•  El 70% de la población mexicana entre los 30 y 60 años presenta
problemas de sobrepeso u obesidad.**
•  Alrededor del 30% de la población mayor de 20 años tiene obesidad.**
• Más de 7 millones de personas en la población mexicana presentan
diabetes  tipo 2.***
•  En 2006, la prevalencia en México de Colesterol HDL bajo (<40mg/dl) fue de
60.5%.***
•  El 31.8% de las mujeres y el 45.3% de los hombres en México tienen
hipertensión.***

**ENSANUT-2006.
***¿Qué magnitud tiene la prevalencia de diabetes mellitus, las dislipidemias y el riesgo cardiovascular en México?
Resultados de la ENSANUT-2006. Congreso de Salud Pública 2009.

Mitos y realidades
Conoce algunos de los mitos más frecuentes relacionados con la nutrición y las enfermedades.

Tomar un licuado de avena, manzana y agua me quita el colesterol alto
Falso. La avena y la manzana contienen fibra soluble, que cuando se consume diariamente en cantidades adecuadas, puede ayudar a disminuir gradualmente los niveles de colesterol en la sangre.  Los alimentos no son mágicos y no sustituyen a los medicamentos prescritos por el médico para padecimientos específicos.

Te recomendamos llevar una alimentación baja en grasa y alta en fibra (30 a 35 g por día), realizar actividad física moderada y siempre consultar al médico.

Hay dietas que curan la diabetes
Falso. Ninguna dieta puede curar la diabetes. Un programa especial de alimentación balanceada diseñado por un nutriólogo, forma parte del tratamiento. Una alimentación balanceada, el tratamiento médico y  la actividad física, son pilares para controlar los niveles de glucosa en sangre.

Para hacer ejercicio necesito comprar ropa deportiva especializada
Falso. La actividad física es cualquier movimiento que implique un gasto de energía, desde correr, jugar futbol y bailar, hasta realizar las tareas de limpieza en casa; lo importante es moverse. Busca la actividad que más te guste hacer y practícala. Utiliza ropa con la que te sientas cómodo.

Fuente: Inskelloggs.com

Conoce más sobre: Enfermedades crónico-degenerativas

Lunes 30 de diciembre de 2013

¿Qué es la hepatitis?

La hepatitis es una afección o enfermedad inflamatoria que afecta al hígado. Lee más en este artículo

La hepatitis es una afección o enfermedad inflamatoria que afecta al hígado. Su causa puede ser infecciosa (viral, bacteriana, etc.), inmunitaria (por autoanticuerpos, hepatitis autoinmune) o tóxica (por ejemplo por alcohol, venenos o fármacos). También es considerada, dependiendo de su etiología, una enfermedad de transmisión sexual.

Hay virus específicos para la hepatitis (virus hepatotropos), es decir, aquellos que sólo provocan hepatitis. Existen muchos: virus A, virus B, C, D, E, F, G. Los más importantes son los virus A, B, C y, en menor medida, el D y el E, siendo los últimos, F y G los últimos descritos y los menos estudiados.

Otros virus no específicos son:

  • Virus de Epstein-Barr (EBV): causante de la mononucleosis infecciosa y de amigdalitis.
  • Citomegalovirus (CMV): tiene tropismo hepático aunque puede causar encefalitis.

Causas
Hepatitis virales

  • Vías de transmisión Virus A (HAV) y E (HEV): fecal-oral. La forma de transmisión más frecuente es por el agua contaminada: verduras lavadas con esta agua, mariscos de aguas pantanosas, etc., por lo que la higiene es fundamental para una buena prevención. También lo puede contagiar un familiar o cualquier otra persona infectada por el virus.
  • Virus B (HBV), D (HDV). Por vía parenteral: por transfusiones, heridas, jeringas contaminadas; por contacto sexual al estar presente los virus en los distintos fluidos corporales (semen, saliva) o por relaciones sexuales traumáticas con heridas.
  • Virus C (HCV); Por vía parenteral, contaminación con sangre infectada, se ha encontrado presencia del virus en algunos fluidos aunque no puede considerarse en cantidad como para producir la trasmisión del virus. El contagio por vía sexual de la hepatitis C es muy poco frecuente; se cree que se transmite por vía parenteral únicamente en aquellos casos en los que haya relaciones sexuales con sangrado y altos niveles de daño en la mucosa anogenital.[1] [2] El CDC sí recomienda el uso de condón entre parejas monógamas discordantes (aquéllas en las que uno de los miembros es positivo al virus y el otro es negativo).[3] Se cree que el sexo vaginal con penetración implica un nivel de riesgo menor de transmisión en comparación con las prácticas sexuales que implican niveles mayores de traumatismo para la mucosa anogenital (penetración anal, fisting o el uso de juguetes sexuales).

Epidemiología

    • Hepatitis A: es una enfermedad del hígado causada por el virus de la hepatitis A (VHA). Se transmite por el contacto con deposiciones de otro enfermo, por falta de higiene en el hogar o bien el consumo de alimentos contaminados y deficientemente lavados (como verduras regadas con aguas no tratadas o en contacto con vectores, como moscas o cucarachas). Puede afectar a cualquier individuo y tener carácter epidémico en aquellos lugares que no cuenten con tratamiento adecuado de sus aguas servidas. En países más desarrollados la hepatitis A afecta principalmente a casos aislados de individuos, aunque han ocurrido epidemias que han llegado a cubrir grandes áreas en el pasado. Si bien hoy en día existen vacunas que pueden prevenirla, las condiciones de saneamiento ambiental y las normas de higiene al interior del hogar son la forma más eficaz de evitar su desarrollo.
    • Hepatitis B: es una enfermedad grave causada por un virus que se transmite por la sangre o por vía sexual desde un enfermo con hepatitis activa o de un portador sano del virus de la hepatitis B (VHB). Puede causar una infección aguda o crónica y así persistir en la sangre, causando cirrosis (cicatrización) del hígado, cáncer del hígado, insuficiencia hepática y la muerte. También existe una vacuna para su prevención.
    • Hepatitis C: es una enfermedad del hígado causada por el virus hepatitis C (VHC) que se encuentra en la sangre de las personas que tienen la enfermedad. La infección del VHC también es transmitida mediante el contacto con la sangre de una persona infectada (en etapa de actividad o portación del virus) y también es causa de hepatitis crónica, cirrosis, cáncer de hígado, insuficiencia hepática y muerte.
    • Hepatitis D: es un virus defectuoso que necesita el virus de hepatitis B para existir. El virus de la hepatitis D (VHD) se encuentra en la sangre de las personas infectadas con el virus.
    • Hepatitis E: es un virus (VHE) que se transmite en forma muy similar al virus de hepatitis A. Se disemina a través de agua contaminada.
    • Hepatitis F: de aparición reciente, puede ser el mismo conocido como G.
    • Hepatitis G: es el virus más nuevo, se conoce poco. Se cree que se transmite a través de la sangre sobre todo en personas que usan drogas endovenosas, y se supone que con otras enfermedades y tratamientos relacionados con la coagulación.
Fuente: Wikipedia

 

Miércoles 25 de diciembre de 2013

Impacto emocional de la Fibrosis Quística

Conoce el impacto emocional de la Fibrosis Quística en este artículo de la Asociación Mexicana de Fibrosis Quística

El diagnóstico de FQ ocasiona distintos sentimientos y emociones en la familia. Estos incluyen:

  • Preocupación – por el bienestar del niño.
  • Angustia – acerca del futuro.
  • Culpa – por haber heredado a su hijo una enfermedad.
  • Miedo – por lo desconocido (¿Cómo podemos combatirla? ¿Qué tanenfermo estará mi hijo? ¿Cuánto tiempo vivirá mi hijo?).
  • Enojo – por haberle sucedido a ellos.
  • Resentimiento – por tiempo y la atención que el niño con FQ requiere.
  • Negación – no aceptar la enfermedad.

El adolescente y adulto joven

Conforme su hijo crece, empezará a adquirir experiencia sobre los problemas especiales del adolescente y adulto joven con FQ. Dos problemas pueden ser especialmente difíciles: descontento por ser diferentes y resentimiento por su dependencia.

a. Descontento por ser diferentes

Los adolescentes con FQ deben tomar conciencia de su condición y su tos. Pueden ser más bajos o más delgados que sus compañeros. Pueden cansarse más fácilmente durante la actividad física y finalmente deben tomar medicamentos o tratamientos en la escuela.

El descontento de su adolescente puede ser manejado si él o ella entienden que es FQ, cuáles son sus problemas y por qué los medicamentos y tratamientos son necesarios. Será de gran ayuda si pueden entender y explicar a sus amigos: que la tos no es contagiosa y les ayuda a limpiar los pulmones; que las medicinas ayudan a digerir los alimentos, a luchar contra las infecciones o a proveer las vitaminas necesarias. El no mantener como un misterio la enfermedad, significará un gran avance en su aceptación y entendimiento.

b. Resentimiento por su dependencia

En general el adolescente y el adulto joven quieren ser independientes. Se revelan contra las reglas, tratamientos, medicamentos y limitaciones.

Es normal que un adolescente quiera ser independiente de sus padres. Aprender a ser responsable e independiente es una parte importante del crecimiento. Trate de ser paciente, comprensivo y flexible. Estimule a su hijo a asumir la responsabilidad de su salud y tratamiento, tan pronto como sea posible.

La adolescencia es una etapa difícil para cualquiera. En el caso de personas con una enfermedad crónica como FQ hay problemas extras con relación a la educación, independencia, madurez social y sexual, así como al planear su profesión. El equipo médico puede ayudar al adolescente a prepararse para estos problemas.

Recursos

Para manejar exitosamente FQ, las familias necesitan hacerse de muchos recursos de diferente naturaleza. Un centro de FQ puede ofrecer servicios de salud relacionados con FQ. El manejo de FQ no obstante, requiere de otros recursos que no se relacionan directamente con el cuidado de la salud.

Actividades físicas y de recreación

Estimule a su hijo a ser lo más activo posible. El jugar con otros niños hace que él o ella se sientan parte del grupo. Recuerde que el ejercicio estimula la tos, la cual es una buena forma de eliminar el moco de las vías aéreas.

Permita que su hijo pase la noche en casa de amigos, es sano, normal entre los niños y le permite adaptarse y sentirse como los demás. Programe la fisioterapia del tórax de tal forma que ésta se haga antes de salir de casa y cuando regrese a ella. Es importante programar estas actividades, para que su niño no olvide tomar sus enzimas u otros medicamentos.

De igual forma, en muchos casos los campamentos pueden ser una experiencia saludable que permite a su hijo desenvolverse en actividades recreativas y educacionales con otros niños. Sin embargo no todos los campamentos son recomendables para niños con FQ. Deberán discutirse las necesidades especiales de su hijo, tanto con el médico, como con los responsables del campamento, antes de tomar una decisión.

La disciplina

Muchos padres de niños con FQ expresan preocupación acerca de la disciplina. Algunos son indecisos o incluso se sienten culpables al disciplinar a su hijo. Sin embargo, la disciplina es necesaria para cualquier niño (incluyendo los niños con FQ), es psicológicamente sana y solamente así podrá estar bien acoplado a la sociedad.

Es importante aplicar la misma disciplina y estándares de conducta a todos los niños en la familia. Si usted tiene otros hijos sin FQ ellos pueden resentir el trato especial para el hermano enfermo.

Ocasionalmente su hijo puede ser rebelde a los tratamientos. Explíquele la necesidad de éstos para su salud. Procure que los tratamientos sean placenteros y divertidos, tocando música e ideando juegos o simplemente viendo la televisión.

Educación

A todos los niños debe enseñárseles los aspectos más importantes de FQ tan pronto como sean capaces de entenderlos. Lo que usted diga a su hijo va a depender de la edad, personalidad y habilidad para comprenderlo. Si usted llega a tener dudas, pregunte al psicólogo del equipo médico en FQ.

Cuando los niños tienen una baja estatura con relación a su edad, los padres y otras personas pueden tender a tratarlos como si fueran menores de lo que realmente son. Tanto los padres como quienes los cuidan deben recordarse así mismos cuál es la edad del niño y apoyarlo, promoviendo actividades apropiadas para su edad. Los abuelos, otros familiares y los amigos también pueden ayudar tratándolo de igual manera que a otros niños de la misma edad.

Durante las enfermedades y otras situaciones de tensión, los niños (especialmente los que están en edad preescolar), pueden actuar como lo hacían cuando eran menores. A cualquier edad, una persona puede volverse más dependiente en épocas de tensión. El satisfacer esta necesidad de mayor dependencia durante estas épocas, hará que el niño se sienta amado y apoyado, siendo capaz de continuar su desarrollo. Sin embargo, es un reto encontrar la forma de cuidar a un niño o a un adulto joven sin ocasionar excesiva dependencia.

El mantener las actividades normales en la medida de lo posible durante las enfermedades puede dar confianza al niño y promover su independencia. Por ejemplo, los niños que están aprendiendo a comer solos, deben ser estimulados para continuar valiéndose por sí mismos. Los niños que están aprendiendo a ir al baño también deben continuar con su entrenamiento.

De manera similar, los niños mayores deben continuar con su escuela o en un programa de estudios en casa, si es que su condición no les permite asistir a la escuela.

Los niños aprenden a relacionarse con sus compañeros mediante el trabajo y el juego. La mayoría de los niños con FQ asisten a la escuela de tiempo completo. Muchos de ellos participan en deportes y otras actividades con amigos. Interactuando con otros niños y luchando por sus propios intereses y talentos especiales, los niños con FQ pueden conocer la auto-confianza y tener un sentimiento de pertenencia. El ser activo y el involucrarse les ayuda a sentirse bien respecto a sí mismos.

Fibrosis Quística puede causar problemas que se agregan al ya de por sí complicado proceso de desarrollo en los niños. Como cualquier enfermedad crónica, el saber manejar estos problemas ayudará a resolver otros que se presenten en el futuro.
Algunas medidas pueden ser de gran ayuda para el desarrollo emocional y psicológico de su hijo:

  • Trátelo tan normalmente como sea posible.
  • Evite la sobreprotección.
  • Estimule en él la auto confianza e independencia conforme crezca.

No puede mantener a su hijo en una “burbuja de cristal’ y esperar que crezca normalmente y ajustado al mundo que lo rodea. La salud física y mental están en estrecha relación, por lo que debe evitar la sobreprotección.

Todos estos sentimientos son perfectamente normales. Pero es importante que se reconozcan, de tal forma que puedan entenderse y enfrentarse. El hablar abiertamente de ellos con familiares, amigos y el equipo de salud que atiende a su hijo puede ser de gran ayuda.

El desarrollo de su hijo

Un niño con FQ es, antes que nada, un niño. Además de mantener la salud de su hijo, los padres tienen el trabajo de ayudarle a crecer y desarrollarse normalmente. Aún cuando las familias se sientan dudosas respecto al futuro, deben preparar a los hijos para crecer y funcionar como adultos. Este es el propósito de la niñez. Si eliminan este propósito, el niño podría sentirse diferente respecto a otros niños. Los niños pueden sentir que sus padres esperan menos de ellos porque tienen FQ, esta actitud puede ocasionar que teman no tener un futuro.

A los padres puede parecerles difícil ayudar a su hijo con FQ a crecer y volverse independiente. Los sentimientos de dependencia del hogar pueden aumentar debido a los tratamientos, la atención médica, las enfermedades frecuentes y en algunos casos, las hospitalizaciones. Los padres de un niño con FQ deben dedicar más tiempo al cuidado de su hijo que los padres de un niño que no tiene ninguna enfermedad crónica. Estos problemas hacen que sea particularmente importante para los padres tener conocimientos sobre el crecimiento y desarrollo normales. El conocer las etapas normales del desarrollo ayudará a los padres a comprender el comportamiento de su hijo. Con frecuencia los problemas que en realidad son parte normal del crecimiento, se atribuyen a FQ.

Fibrosis Quística puede dificultar el crecimiento, pero no cambia las necesidades de los niños en cada etapa del desarrollo. Por ejemplo, ayudar a los niños de dos años a imponerse y a explorar es importante, ya sea que los niños estén enfermos o no, en casa o en el hospital. El saber que un adolescente debe tener independencia y desarrollar su propia identidad puede ayudar a los padres de niños sanos y enfermos a mantener la calma cuando su hijo comienza a “rebelarse”.

La orientación o disciplina adecuada a su edad es especialmente importante para el niño con FQ. La auto-disciplina y la motivación serán necesarias toda la vida para manejar FQ. Puede ser más fácil lograr esto si desde la infancia temprana se establecen los límites y las expectativas, y si éstos son razonables de acuerdo con cada etapa del desarrollo.

Los niños con una enfermedad crónica como FQ, pueden tener retrasos físicos, emocionales o sociales en su desarrollo. Existe una mayor probabilidad de que esto ocurra cuando han estado enfermos, en el hospital o han faltado muchos días a la escuela. La tensión adicional que FQ ejerce en el cuerpo puede ocasionar retrasos físicos, como por ejemplo baja estatura para su edad. Los retrasos emocionales o sociales pueden ocurrir porque el niño no es capaz de realizar muchas actividades nuevas o estar en contacto con tanta gente como la mayor parte de los niños de su misma edad.

La familia, los amigos y el Grupo de Padres de FQ

Fibrosis Quística es una enfermedad compleja que afecta al paciente y a su familia de muchas maneras. Un gran número de familias han encontrado apoyo y alivio a través de su religión. Los familiares, vecinos y otros amigos también pueden ser una buena fuente de apoyo. Sin embargo, algunos padres opinan que lleva tiempo y experiencia encontrar amigos y parientes verdaderamente serviciales. Esta es la gente que puede dar apoyo emocional y ayuda práctica sin ofrecer consejos no solicitados y sin sentirse abrumados ellos mismos.

Otros padres de niños con FQ o las personas con FQ son quienes mejor pueden compartir sus sentimientos. Ustedes pueden conocer a estas familias, asistiendo a las reuniones educativas y de trabajo del grupo de padres.

El Pediatra

Un pediatra o el médico familiar pueden proporcionar a su hijo con FQ la atención al niño sano. El atenderá las enfermedades de la infancia que no están relacionadas con FQ, y puede trabajar con el médico en FQ para manejar algunos aspectos de la enfermedad.

Consejería y Terapia

En ocasiones existe la necesidad familiar de tener sesiones de consejería con el psicólogo.

La escuela

Conocer la escuela de su hijo puede ser muy útil. El director, consejeros y maestros, participarán de distintas maneras para apoyar a su hijo. Es necesario que usted les dé información sobre FQ y las necesidades especiales de su hijo. Con frecuencia es útil dar información con folletos.

El público

A pesar de la incidencia relativamente frecuente de FQ, muchas personas no están informadas acerca de ella. Esto puede ser difícil para los padres de un niño con FQ, al tener que contestar muchas preguntas de sus amigos, familiares y otras personas, acerca de FQ y su hijo. Piense que cada pregunta es una ’oportunidad para enseñar a alguien algo acerca de FQ, y a promover esfuerzos.. por encontrar mejores tratamientos y tal vez… una curación definitiva.

La Asociación Mexicana de Fibrosis Quística, A.C. está esforzándose activamente en enseñar al público acerca de FQ.

Recuerde

Aunque FQ afecta física y emocionalmente al individuo, la persona con FQ puede y debe llevar una vida feliz, activa y plena.

 

Fuente: Asociación Mexicana de Fibrosis Quística http://www.fq.org.mx

Jueves 5 de diciembre de 2013

El cáncer cervical

El cáncer cervical es una enfermedad crónico degenerativa y merece tratamiento en tiempo y forma . Lee más en este post

El cáncer cervical, carcinoma del cérvix o del cuello uterino incluye las neoplasias malignas que se desarrollan en la porción fibromuscular inferior del útero que se proyecta dentro de la vagina. El cáncer cervical o de cérvix uterino es el segundo tipo de cáncer más común en mujeres. Es el más frecuente en países en vías de desarrollo, diagnosticándose más de 400.000 casos nuevos cada año. La edad media de aparición es a los 45 años.
El científico alemán Harald zur Hausen realizó un gran avance en la investigación del cáncer cervical, ya que descubrió el papel importante que posee el virus del papiloma humano (VPH) en su formación, razón por la cual obtuvo el Premio Nobel de Medicina en 2008. Asimismo contribuyeron los experimentos realizados en monos Rhesus por el ginecólogo español Enrique Aguirre Cabañas. Todo esto sentó las bases sobre las que después se harían las investigaciones sobre la vacuna contra el cáncer cervical (Gardasil), en la que tuvieron un papel fundamental los doctores Ian Fraser y Jian Zhou.

Causas o factores de riesgo

Los factores de riesgo de cáncer cervical están relacionados con características tanto del virus como del huésped, e incluyen:2
múltiples compañeros sexuales;
una pareja masculina con muchas compañeras sexuales presentes o pasados;
edad temprana en la primera relación sexual;
elevado número de partos;
infección persistente con un VPH de alto riesgo (como VPH 16 o 18);
infección por VHS tipo II y otras ITSs (como marcadores de promiscuidad sexual)
inmunosupresión;
ciertos subtipos de HLA (antígenos leucocitarios humanos);
uso de contraceptivos orales;
uso de nicotina.
Como ya se ha indicado, hoy se sabe que prácticamente el 100% de los casos de cáncer de cérvix y sus lesiones precursoras (ver más adelante) están causadas por la infección por serotipos de alto riesgo del VPH, sobre todo el VPH-16 y el VPH-18. Se trata de un virus de transmisión sexual, y de ahí que la enfermedad sea más frecuente en mujeres promiscuas o que empezaron a tener relaciones sexuales pronto. También explica que sea más frecuente en sujetos inmunodeprimidos, como las mujeres con SIDA. En general, las tasas de progresión de las lesiones precancerosas no son uniformes, y aunque sobre todo VPH 16 está asociado con un riesgo elevado, es difícil predecir la evolución en una persona en particular. El riesgo de desarrollar cáncer depende sólo en parte del subtipo de VPH, ya que también depende del estado inmunológico de la persona y de condiciones ambientales. La progresión hacia carcinoma invasivo, si llega a ocurrir, puede ocurrir en pocos meses o producirse durante más de una década.2

Lesiones precursoras

CIN II
El cérvix uterino presenta lesiones asintomáticas mucho antes de la aparición del cáncer. Reciben el nombre de neoplasia cervical intraepitelial (CIN, por sus siglas en inglés). Estas lesiones están causadas también por el VPH, y son las precursoras del cáncer. Consisten en la desorganización o displasia del epitelio exocervical. Con los años, evolucionan hasta transformarse en carcinoma, aunque también pueden regresar espontáneamente. Estas alteraciones precursoras, como decíamos, son totalmente asintomáticas y sólo se detectan mediante la citología, la colposcopia y la biopsia y observación al microscopio. Según el grado de evolución que presenten al observarlas con el microscopio se clasifican en tres grados:
-CIN I: Sólo se observa displasia en el tercio inferior del epitelio. La mayoría regresan espontáneamente a los 2 años, pero el 10% progresa a CIN de mayor grado.
-CIN II: Hay displasia en los dos tercios inferiores del epitelio.
-CIN III: El epitelio es displásico en su totalidad. También recibe el nombre de carcinoma in situ. La mayoría no regresan espontáneamente, y a los 2 años el 10% se ha transformado en un carcinoma invasor.

Clasificación histológica

Útero entero: Se observa un carcinoma epidermoide en el cuello
Se identifican diferentes subtipos de cáncer cervical:2
carcinoma de las células escamosas, que se origina a expensas del epitelio pavimentoso; es el más frecuente (aproximadamente 80% de los casos); el precursor inmediato de este carcinoma son las HSIL, lesiones intraepiteliales escamosas de alto grado;
adenocarcinoma cervical, que constituye el 15% de los casos y se desarrolla a partir de lesiones precursoras denominadas adenocarcinoma in situ;
carcinomas adenoescamosos y neuroendocrinos, que constituyen el 5% restante de los casos.
Todos los tipos de tumores indicados están provocados por VPH de alto riesgo oncogénico (sobre todo VPH 16 y 18). Todos presentan las mismas características clínicas y los mismos factores de riesgo, pero los adenocarcinomas, carcinomas adenoescamosos y neuroendocrinos se detectan peor en los análisis de rutina, por lo que suelen detectarse en fases más avanzadas.

Historia natural

Desde que surgen las lesiones más leves causadas por el VPH (CIN I) hasta la aparición del carcinoma invasor pasa una media de 12-13 años. Durante este periodo, es posible eliminar la lesión precursora mediante técnicas mínimamente invasivas, ahorrando al sujeto un enorme sufrimiento, y gastando mucho menos dinero de lo que costaría tratar un cáncer. De ahí la importancia fundamental del procedimiento para detectar precozmente (screening) las lesiones del epitelio cervical: la citología, y los procedimientos diagnósticos posteriores si ésta es positiva: colposcopia y biopsia.

Estadificación

La clasificación de las etapas clínicas de la evolución del carcinoma de cuello, partiendo de la etapa cero, que correspondería al carcinoma in situ (CIN-III o HSIL):2
Estadio I: confinado al cuello del útero. Con un estadio IA si el tumor mide menos de 7mm de superficie y 5 de invasión en profundidad y un estadio IB si el tumor mide más o es macroscópico.
Estadio II: se extiende más allá del cuello pero no se extiende a la pared de la pelvis y, si afecta a la vagina, no llega a su tercio inferior. Se clasifica como IIA si no afecta a parametrios (IIA1 si es menor de 4cm y IIA2 si es mayor) y IIB si los afecta.
Estadio III: el carcinoma se extiende a la pared pelviana; en la exploración al tacto rectal no existe espacio entre el tumor y la pared pelviana; el tumor se extiende además al tercio inferior de la vagina. Sería un estadio IIIA si afecta al tercio inferior de la vagina y un IIIB si afecta pared pélvica o tiene repercusión sobre el riñón.
Estadio IV: estadio metastásico local (puede infiltrar la pared de la vejiga urinaria o el recto) (IVA) o a distancia (IVB), por ejemplo a nivel del pulmón.
El pronóstico y la supervivencia para los carcinomas invasivos depende sobre todo del estadio al que se detecta el cáncer en primer lugar, y en menor medida del tipo celular predominante en el tumor.

Cuadro clínico

Más de la mitad de los casos de cáncer cervical se detectan en mujeres que no participan en revisiones regulares. Lo más frecuente es que sea asintomático. Los principales síntomas son:
Hemorragia anormal, en “agua de lavar carne” (cuando da síntomas, es el primero en aparecer)
Aumento de flujo vaginal
Dolor en el pubis
Dispareunia.
En fases avanzadas aparecen síntomas por invasión vesical (disuria, hematuria) y rectal (hematoquecia, disquecia).

Diagnóstico

Un cáncer cervical incipiente rara vez causa síntomas, de modo que la realización sistemática (anual) de la citología es esencial. Sin embargo, cualquier hemorragia o flujo anormal de la vagina necesita inmediata investigación médica. Si bien estos síntomas pueden deberse a otros problemas, también podrían indicar cáncer cervical.
El resultado anormal de una prueba de Papanicolaou, examen en el cual se extrae una muestra de células del cérvix, que luego se evalúa en un laboratorio, es el diagnóstico inicial. Los resultados de la prueba se dan en 5 “clases” que van desde clase 1 (normal) a clase 5 (cáncer invasivo presente). Las clases 2 a la 5 requieren análisis posteriores que incluyen biopsia (toma de un pequeño trocito de tejido para estudiarlo), para determinar la naturaleza y extensión de las anomalías y para diagnosticar el cáncer.
Además del test Papanicolaou el médico realizará otras pruebas para poder establecer más claramente el diagnóstico, como la colposcopia, (visualización del cérvix o cuello del útero durante la inspección ginecológica con la ayuda de un espéculo) para examinar las células cervicales más detalladamente con aparatos de aumento especiales. Se pueden detectar lesiones premalignas y malignas en estadios tempranos, donde los pacientes se curan con terapias como la conizacion. La conización es una forma más extensiva de biopsia en la cual se extrae una cuña del cérvix. Puede ser indicado realizar una biopsia para extraer una muestra que será estudiada con microscopio. Durante un legrado uterino se toman muestras del canal cervical y del útero y así hacer exámenes al microscopio.
Si se confirma la presencia de cáncer cervical, pueden recomendarse otros exámenes para determinar hasta qué punto la enfermedad se ha extendido. Éstos pueden incluir:
Análisis de sangre y orina.
Radiografías y exámenes por ultrasonido de las áreas pélvica y abdominal.

Tratamiento

El tratamiento depende del diagnóstico. Según la extensión del cáncer, el tratamiento puede consistir en una o más terapias:
Técnicas de ablación, que sólo serían posibles para las lesiones premalignas (CIN). Se puede usar la electrocoagulación, la criocoagulación o la ablación con láser.
Cirugía. Son posibles las técnicas conservadoras, como la conización, en estadios muy tempranos. En estadios más avanzados habrá que recurrir a la histerectomía total ampliada, que consiste en la extirpación completa del útero y del tejido adyacente, y que se puede hacer por vía abdominal (técnica de Wertheim-Meigs) o vaginal (técnica de Schauta). En caso de afectación vesical o rectal se ha recurrido a veces a la exenteración pélica (histerectomía ampliada junto con extirpación de recto y vejiga). También, según el estadio, se procede o no a la extirpación de los ganglios pélvicos (linfadenectomía).
Radioterapia para matar las células cancerosas que hayan quedado después de haberse operado. Puede ser externa o interna (braquiterapia), con aplicación local de la fuente de radiación. Quimioterapia para destruir las células cancerígenas que haya en el cuerpo. La quimioterapia tiene una utilidad discreta en este tipo de cáncer.
Un cáncer incipiente y no invasivo (carcinoma in situ) puede ser tratado con una operación mínima, mientras que un cáncer invasivo suele requerir una histerectomía (extirpación de cérvix y útero), linfadenectomía y posiblemente extirpación de otros órganos de la pelvis. En general, los estadios IIB, III y IV no son operables; en los dos primeros se hace radioterapia con fines curativos, en el IV sólo caben técnicas paliativas.
El tratamiento de la displasia y los cánceres incipientes tienen un alto índice de éxito. El índice de supervivencia a los 5 años para mujeres con carcinoma in situ es prácticamente del 100 %. Sin embargo, si la enfermedad ya es invasiva, la eficacia del tratamiento declina: la supervivencia a 5 años es de 95% para el estadio Ia, 80-90% para Ib, 75% para estadio II y menos de 50% para estadio III o superior.2 La supervivencia a 5 años para todos los pacientes de cáncer cervical es del 66%. Incluso después de un tratamiento con éxito, la mujer deberá consultar al doctor regularmente.
No ocurre lo mismo en los casos donde el diagnostico se realiza en etapas avanzadas de la enfermedad, carcinoma invasivo, donde después de un estadiamiento de la paciente si se determina que debe ser operada, la cirugía es más agresiva acompañándose de histerectomía, de anexectomia (extirpación de los anexos uterinos) bilateral, del tercio superior de la vagina y vaciamiento glandular, además se complementa según criterio clínico-oncológicos de tratamiento con radioterapia y otros según se considere.
La mayoría de las pacientes con cáncer en estadio IV mueren en cortos periodos de tiempo por diseminación de la neoplasia y metástasis a ganglios linfáticos, vagina, vejiga urinaria, parametrio, pulmón y cerebro. Sin embargo, en EE.UU. la detección temprana ha reducido el número de pacientes con cáncer en estadio IV en más de dos tercios en los últimos 50 años.

 

Fuente: Wikipedia

Conoce más sobre: Enfermedades crónico-degenerativas

Cómo puedes ayudar

?

Tu participación es crucial para promover el acceso al mejor tratamiento en tiempo y forma para todos los pacientes de México.

¡Defendamos nuestro derecho a la salud!

  1. ÚNETE A LA RED aquí
  2. SÍGUENOS en Twitter y Facebook
  3. PASA LA VOZ a todos tus contactos
Apoya la causa

0

Ya sumamos 0 integrantes de la Red, seguidores en Twitter y fans en Facebook.
Sólo faltas tú.
¡Ayúdanos a llegar a 10,000!

Pasa la voz

Archivo del blog

Síguenos


Organizaciones integrantes

Somos una sola voz; unidos para garantizar el acceso al mejor tratamiento en tiempo y forma.

  • Derechohabientes Viviendo con VIH del IMSS
  • Esclerosis Múltiple de México
  • Asociación Mexicana de Fibrosis Quística
  • Asociación Mexicana contra la Psoriasis
  • Fundación Mexicana para Pacientes Reumáticos
  • Asociación Mexicana de Hipertensión Arterial Pulmonar
  • Asociación Mexicana de Lucha Contra el Cáncer
  • Diabetes entre Pares
  • FundHepa
  • Federación Mexicana de Diabetes
  • Federación de Hemofilia de la República Mexicana

Juntos trabajamos para promover y hacer valer el derecho humano a la salud.

Conócenos