Entradas dentro de la categoría: Enfermedades crónico-degenerativas

Miércoles 25 de diciembre de 2013

Impacto emocional de la Fibrosis Quística

Conoce el impacto emocional de la Fibrosis Quística en este artículo de la Asociación Mexicana de Fibrosis Quística

El diagnóstico de FQ ocasiona distintos sentimientos y emociones en la familia. Estos incluyen:

  • Preocupación – por el bienestar del niño.
  • Angustia – acerca del futuro.
  • Culpa – por haber heredado a su hijo una enfermedad.
  • Miedo – por lo desconocido (¿Cómo podemos combatirla? ¿Qué tanenfermo estará mi hijo? ¿Cuánto tiempo vivirá mi hijo?).
  • Enojo – por haberle sucedido a ellos.
  • Resentimiento – por tiempo y la atención que el niño con FQ requiere.
  • Negación – no aceptar la enfermedad.

El adolescente y adulto joven

Conforme su hijo crece, empezará a adquirir experiencia sobre los problemas especiales del adolescente y adulto joven con FQ. Dos problemas pueden ser especialmente difíciles: descontento por ser diferentes y resentimiento por su dependencia.

a. Descontento por ser diferentes

Los adolescentes con FQ deben tomar conciencia de su condición y su tos. Pueden ser más bajos o más delgados que sus compañeros. Pueden cansarse más fácilmente durante la actividad física y finalmente deben tomar medicamentos o tratamientos en la escuela.

El descontento de su adolescente puede ser manejado si él o ella entienden que es FQ, cuáles son sus problemas y por qué los medicamentos y tratamientos son necesarios. Será de gran ayuda si pueden entender y explicar a sus amigos: que la tos no es contagiosa y les ayuda a limpiar los pulmones; que las medicinas ayudan a digerir los alimentos, a luchar contra las infecciones o a proveer las vitaminas necesarias. El no mantener como un misterio la enfermedad, significará un gran avance en su aceptación y entendimiento.

b. Resentimiento por su dependencia

En general el adolescente y el adulto joven quieren ser independientes. Se revelan contra las reglas, tratamientos, medicamentos y limitaciones.

Es normal que un adolescente quiera ser independiente de sus padres. Aprender a ser responsable e independiente es una parte importante del crecimiento. Trate de ser paciente, comprensivo y flexible. Estimule a su hijo a asumir la responsabilidad de su salud y tratamiento, tan pronto como sea posible.

La adolescencia es una etapa difícil para cualquiera. En el caso de personas con una enfermedad crónica como FQ hay problemas extras con relación a la educación, independencia, madurez social y sexual, así como al planear su profesión. El equipo médico puede ayudar al adolescente a prepararse para estos problemas.

Recursos

Para manejar exitosamente FQ, las familias necesitan hacerse de muchos recursos de diferente naturaleza. Un centro de FQ puede ofrecer servicios de salud relacionados con FQ. El manejo de FQ no obstante, requiere de otros recursos que no se relacionan directamente con el cuidado de la salud.

Actividades físicas y de recreación

Estimule a su hijo a ser lo más activo posible. El jugar con otros niños hace que él o ella se sientan parte del grupo. Recuerde que el ejercicio estimula la tos, la cual es una buena forma de eliminar el moco de las vías aéreas.

Permita que su hijo pase la noche en casa de amigos, es sano, normal entre los niños y le permite adaptarse y sentirse como los demás. Programe la fisioterapia del tórax de tal forma que ésta se haga antes de salir de casa y cuando regrese a ella. Es importante programar estas actividades, para que su niño no olvide tomar sus enzimas u otros medicamentos.

De igual forma, en muchos casos los campamentos pueden ser una experiencia saludable que permite a su hijo desenvolverse en actividades recreativas y educacionales con otros niños. Sin embargo no todos los campamentos son recomendables para niños con FQ. Deberán discutirse las necesidades especiales de su hijo, tanto con el médico, como con los responsables del campamento, antes de tomar una decisión.

La disciplina

Muchos padres de niños con FQ expresan preocupación acerca de la disciplina. Algunos son indecisos o incluso se sienten culpables al disciplinar a su hijo. Sin embargo, la disciplina es necesaria para cualquier niño (incluyendo los niños con FQ), es psicológicamente sana y solamente así podrá estar bien acoplado a la sociedad.

Es importante aplicar la misma disciplina y estándares de conducta a todos los niños en la familia. Si usted tiene otros hijos sin FQ ellos pueden resentir el trato especial para el hermano enfermo.

Ocasionalmente su hijo puede ser rebelde a los tratamientos. Explíquele la necesidad de éstos para su salud. Procure que los tratamientos sean placenteros y divertidos, tocando música e ideando juegos o simplemente viendo la televisión.

Educación

A todos los niños debe enseñárseles los aspectos más importantes de FQ tan pronto como sean capaces de entenderlos. Lo que usted diga a su hijo va a depender de la edad, personalidad y habilidad para comprenderlo. Si usted llega a tener dudas, pregunte al psicólogo del equipo médico en FQ.

Cuando los niños tienen una baja estatura con relación a su edad, los padres y otras personas pueden tender a tratarlos como si fueran menores de lo que realmente son. Tanto los padres como quienes los cuidan deben recordarse así mismos cuál es la edad del niño y apoyarlo, promoviendo actividades apropiadas para su edad. Los abuelos, otros familiares y los amigos también pueden ayudar tratándolo de igual manera que a otros niños de la misma edad.

Durante las enfermedades y otras situaciones de tensión, los niños (especialmente los que están en edad preescolar), pueden actuar como lo hacían cuando eran menores. A cualquier edad, una persona puede volverse más dependiente en épocas de tensión. El satisfacer esta necesidad de mayor dependencia durante estas épocas, hará que el niño se sienta amado y apoyado, siendo capaz de continuar su desarrollo. Sin embargo, es un reto encontrar la forma de cuidar a un niño o a un adulto joven sin ocasionar excesiva dependencia.

El mantener las actividades normales en la medida de lo posible durante las enfermedades puede dar confianza al niño y promover su independencia. Por ejemplo, los niños que están aprendiendo a comer solos, deben ser estimulados para continuar valiéndose por sí mismos. Los niños que están aprendiendo a ir al baño también deben continuar con su entrenamiento.

De manera similar, los niños mayores deben continuar con su escuela o en un programa de estudios en casa, si es que su condición no les permite asistir a la escuela.

Los niños aprenden a relacionarse con sus compañeros mediante el trabajo y el juego. La mayoría de los niños con FQ asisten a la escuela de tiempo completo. Muchos de ellos participan en deportes y otras actividades con amigos. Interactuando con otros niños y luchando por sus propios intereses y talentos especiales, los niños con FQ pueden conocer la auto-confianza y tener un sentimiento de pertenencia. El ser activo y el involucrarse les ayuda a sentirse bien respecto a sí mismos.

Fibrosis Quística puede causar problemas que se agregan al ya de por sí complicado proceso de desarrollo en los niños. Como cualquier enfermedad crónica, el saber manejar estos problemas ayudará a resolver otros que se presenten en el futuro.
Algunas medidas pueden ser de gran ayuda para el desarrollo emocional y psicológico de su hijo:

  • Trátelo tan normalmente como sea posible.
  • Evite la sobreprotección.
  • Estimule en él la auto confianza e independencia conforme crezca.

No puede mantener a su hijo en una “burbuja de cristal’ y esperar que crezca normalmente y ajustado al mundo que lo rodea. La salud física y mental están en estrecha relación, por lo que debe evitar la sobreprotección.

Todos estos sentimientos son perfectamente normales. Pero es importante que se reconozcan, de tal forma que puedan entenderse y enfrentarse. El hablar abiertamente de ellos con familiares, amigos y el equipo de salud que atiende a su hijo puede ser de gran ayuda.

El desarrollo de su hijo

Un niño con FQ es, antes que nada, un niño. Además de mantener la salud de su hijo, los padres tienen el trabajo de ayudarle a crecer y desarrollarse normalmente. Aún cuando las familias se sientan dudosas respecto al futuro, deben preparar a los hijos para crecer y funcionar como adultos. Este es el propósito de la niñez. Si eliminan este propósito, el niño podría sentirse diferente respecto a otros niños. Los niños pueden sentir que sus padres esperan menos de ellos porque tienen FQ, esta actitud puede ocasionar que teman no tener un futuro.

A los padres puede parecerles difícil ayudar a su hijo con FQ a crecer y volverse independiente. Los sentimientos de dependencia del hogar pueden aumentar debido a los tratamientos, la atención médica, las enfermedades frecuentes y en algunos casos, las hospitalizaciones. Los padres de un niño con FQ deben dedicar más tiempo al cuidado de su hijo que los padres de un niño que no tiene ninguna enfermedad crónica. Estos problemas hacen que sea particularmente importante para los padres tener conocimientos sobre el crecimiento y desarrollo normales. El conocer las etapas normales del desarrollo ayudará a los padres a comprender el comportamiento de su hijo. Con frecuencia los problemas que en realidad son parte normal del crecimiento, se atribuyen a FQ.

Fibrosis Quística puede dificultar el crecimiento, pero no cambia las necesidades de los niños en cada etapa del desarrollo. Por ejemplo, ayudar a los niños de dos años a imponerse y a explorar es importante, ya sea que los niños estén enfermos o no, en casa o en el hospital. El saber que un adolescente debe tener independencia y desarrollar su propia identidad puede ayudar a los padres de niños sanos y enfermos a mantener la calma cuando su hijo comienza a “rebelarse”.

La orientación o disciplina adecuada a su edad es especialmente importante para el niño con FQ. La auto-disciplina y la motivación serán necesarias toda la vida para manejar FQ. Puede ser más fácil lograr esto si desde la infancia temprana se establecen los límites y las expectativas, y si éstos son razonables de acuerdo con cada etapa del desarrollo.

Los niños con una enfermedad crónica como FQ, pueden tener retrasos físicos, emocionales o sociales en su desarrollo. Existe una mayor probabilidad de que esto ocurra cuando han estado enfermos, en el hospital o han faltado muchos días a la escuela. La tensión adicional que FQ ejerce en el cuerpo puede ocasionar retrasos físicos, como por ejemplo baja estatura para su edad. Los retrasos emocionales o sociales pueden ocurrir porque el niño no es capaz de realizar muchas actividades nuevas o estar en contacto con tanta gente como la mayor parte de los niños de su misma edad.

La familia, los amigos y el Grupo de Padres de FQ

Fibrosis Quística es una enfermedad compleja que afecta al paciente y a su familia de muchas maneras. Un gran número de familias han encontrado apoyo y alivio a través de su religión. Los familiares, vecinos y otros amigos también pueden ser una buena fuente de apoyo. Sin embargo, algunos padres opinan que lleva tiempo y experiencia encontrar amigos y parientes verdaderamente serviciales. Esta es la gente que puede dar apoyo emocional y ayuda práctica sin ofrecer consejos no solicitados y sin sentirse abrumados ellos mismos.

Otros padres de niños con FQ o las personas con FQ son quienes mejor pueden compartir sus sentimientos. Ustedes pueden conocer a estas familias, asistiendo a las reuniones educativas y de trabajo del grupo de padres.

El Pediatra

Un pediatra o el médico familiar pueden proporcionar a su hijo con FQ la atención al niño sano. El atenderá las enfermedades de la infancia que no están relacionadas con FQ, y puede trabajar con el médico en FQ para manejar algunos aspectos de la enfermedad.

Consejería y Terapia

En ocasiones existe la necesidad familiar de tener sesiones de consejería con el psicólogo.

La escuela

Conocer la escuela de su hijo puede ser muy útil. El director, consejeros y maestros, participarán de distintas maneras para apoyar a su hijo. Es necesario que usted les dé información sobre FQ y las necesidades especiales de su hijo. Con frecuencia es útil dar información con folletos.

El público

A pesar de la incidencia relativamente frecuente de FQ, muchas personas no están informadas acerca de ella. Esto puede ser difícil para los padres de un niño con FQ, al tener que contestar muchas preguntas de sus amigos, familiares y otras personas, acerca de FQ y su hijo. Piense que cada pregunta es una ’oportunidad para enseñar a alguien algo acerca de FQ, y a promover esfuerzos.. por encontrar mejores tratamientos y tal vez… una curación definitiva.

La Asociación Mexicana de Fibrosis Quística, A.C. está esforzándose activamente en enseñar al público acerca de FQ.

Recuerde

Aunque FQ afecta física y emocionalmente al individuo, la persona con FQ puede y debe llevar una vida feliz, activa y plena.

 

Fuente: Asociación Mexicana de Fibrosis Quística http://www.fq.org.mx

Jueves 5 de diciembre de 2013

El cáncer cervical

El cáncer cervical es una enfermedad crónico degenerativa y merece tratamiento en tiempo y forma . Lee más en este post

El cáncer cervical, carcinoma del cérvix o del cuello uterino incluye las neoplasias malignas que se desarrollan en la porción fibromuscular inferior del útero que se proyecta dentro de la vagina. El cáncer cervical o de cérvix uterino es el segundo tipo de cáncer más común en mujeres. Es el más frecuente en países en vías de desarrollo, diagnosticándose más de 400.000 casos nuevos cada año. La edad media de aparición es a los 45 años.
El científico alemán Harald zur Hausen realizó un gran avance en la investigación del cáncer cervical, ya que descubrió el papel importante que posee el virus del papiloma humano (VPH) en su formación, razón por la cual obtuvo el Premio Nobel de Medicina en 2008. Asimismo contribuyeron los experimentos realizados en monos Rhesus por el ginecólogo español Enrique Aguirre Cabañas. Todo esto sentó las bases sobre las que después se harían las investigaciones sobre la vacuna contra el cáncer cervical (Gardasil), en la que tuvieron un papel fundamental los doctores Ian Fraser y Jian Zhou.

Causas o factores de riesgo

Los factores de riesgo de cáncer cervical están relacionados con características tanto del virus como del huésped, e incluyen:2
múltiples compañeros sexuales;
una pareja masculina con muchas compañeras sexuales presentes o pasados;
edad temprana en la primera relación sexual;
elevado número de partos;
infección persistente con un VPH de alto riesgo (como VPH 16 o 18);
infección por VHS tipo II y otras ITSs (como marcadores de promiscuidad sexual)
inmunosupresión;
ciertos subtipos de HLA (antígenos leucocitarios humanos);
uso de contraceptivos orales;
uso de nicotina.
Como ya se ha indicado, hoy se sabe que prácticamente el 100% de los casos de cáncer de cérvix y sus lesiones precursoras (ver más adelante) están causadas por la infección por serotipos de alto riesgo del VPH, sobre todo el VPH-16 y el VPH-18. Se trata de un virus de transmisión sexual, y de ahí que la enfermedad sea más frecuente en mujeres promiscuas o que empezaron a tener relaciones sexuales pronto. También explica que sea más frecuente en sujetos inmunodeprimidos, como las mujeres con SIDA. En general, las tasas de progresión de las lesiones precancerosas no son uniformes, y aunque sobre todo VPH 16 está asociado con un riesgo elevado, es difícil predecir la evolución en una persona en particular. El riesgo de desarrollar cáncer depende sólo en parte del subtipo de VPH, ya que también depende del estado inmunológico de la persona y de condiciones ambientales. La progresión hacia carcinoma invasivo, si llega a ocurrir, puede ocurrir en pocos meses o producirse durante más de una década.2

Lesiones precursoras

CIN II
El cérvix uterino presenta lesiones asintomáticas mucho antes de la aparición del cáncer. Reciben el nombre de neoplasia cervical intraepitelial (CIN, por sus siglas en inglés). Estas lesiones están causadas también por el VPH, y son las precursoras del cáncer. Consisten en la desorganización o displasia del epitelio exocervical. Con los años, evolucionan hasta transformarse en carcinoma, aunque también pueden regresar espontáneamente. Estas alteraciones precursoras, como decíamos, son totalmente asintomáticas y sólo se detectan mediante la citología, la colposcopia y la biopsia y observación al microscopio. Según el grado de evolución que presenten al observarlas con el microscopio se clasifican en tres grados:
-CIN I: Sólo se observa displasia en el tercio inferior del epitelio. La mayoría regresan espontáneamente a los 2 años, pero el 10% progresa a CIN de mayor grado.
-CIN II: Hay displasia en los dos tercios inferiores del epitelio.
-CIN III: El epitelio es displásico en su totalidad. También recibe el nombre de carcinoma in situ. La mayoría no regresan espontáneamente, y a los 2 años el 10% se ha transformado en un carcinoma invasor.

Clasificación histológica

Útero entero: Se observa un carcinoma epidermoide en el cuello
Se identifican diferentes subtipos de cáncer cervical:2
carcinoma de las células escamosas, que se origina a expensas del epitelio pavimentoso; es el más frecuente (aproximadamente 80% de los casos); el precursor inmediato de este carcinoma son las HSIL, lesiones intraepiteliales escamosas de alto grado;
adenocarcinoma cervical, que constituye el 15% de los casos y se desarrolla a partir de lesiones precursoras denominadas adenocarcinoma in situ;
carcinomas adenoescamosos y neuroendocrinos, que constituyen el 5% restante de los casos.
Todos los tipos de tumores indicados están provocados por VPH de alto riesgo oncogénico (sobre todo VPH 16 y 18). Todos presentan las mismas características clínicas y los mismos factores de riesgo, pero los adenocarcinomas, carcinomas adenoescamosos y neuroendocrinos se detectan peor en los análisis de rutina, por lo que suelen detectarse en fases más avanzadas.

Historia natural

Desde que surgen las lesiones más leves causadas por el VPH (CIN I) hasta la aparición del carcinoma invasor pasa una media de 12-13 años. Durante este periodo, es posible eliminar la lesión precursora mediante técnicas mínimamente invasivas, ahorrando al sujeto un enorme sufrimiento, y gastando mucho menos dinero de lo que costaría tratar un cáncer. De ahí la importancia fundamental del procedimiento para detectar precozmente (screening) las lesiones del epitelio cervical: la citología, y los procedimientos diagnósticos posteriores si ésta es positiva: colposcopia y biopsia.

Estadificación

La clasificación de las etapas clínicas de la evolución del carcinoma de cuello, partiendo de la etapa cero, que correspondería al carcinoma in situ (CIN-III o HSIL):2
Estadio I: confinado al cuello del útero. Con un estadio IA si el tumor mide menos de 7mm de superficie y 5 de invasión en profundidad y un estadio IB si el tumor mide más o es macroscópico.
Estadio II: se extiende más allá del cuello pero no se extiende a la pared de la pelvis y, si afecta a la vagina, no llega a su tercio inferior. Se clasifica como IIA si no afecta a parametrios (IIA1 si es menor de 4cm y IIA2 si es mayor) y IIB si los afecta.
Estadio III: el carcinoma se extiende a la pared pelviana; en la exploración al tacto rectal no existe espacio entre el tumor y la pared pelviana; el tumor se extiende además al tercio inferior de la vagina. Sería un estadio IIIA si afecta al tercio inferior de la vagina y un IIIB si afecta pared pélvica o tiene repercusión sobre el riñón.
Estadio IV: estadio metastásico local (puede infiltrar la pared de la vejiga urinaria o el recto) (IVA) o a distancia (IVB), por ejemplo a nivel del pulmón.
El pronóstico y la supervivencia para los carcinomas invasivos depende sobre todo del estadio al que se detecta el cáncer en primer lugar, y en menor medida del tipo celular predominante en el tumor.

Cuadro clínico

Más de la mitad de los casos de cáncer cervical se detectan en mujeres que no participan en revisiones regulares. Lo más frecuente es que sea asintomático. Los principales síntomas son:
Hemorragia anormal, en “agua de lavar carne” (cuando da síntomas, es el primero en aparecer)
Aumento de flujo vaginal
Dolor en el pubis
Dispareunia.
En fases avanzadas aparecen síntomas por invasión vesical (disuria, hematuria) y rectal (hematoquecia, disquecia).

Diagnóstico

Un cáncer cervical incipiente rara vez causa síntomas, de modo que la realización sistemática (anual) de la citología es esencial. Sin embargo, cualquier hemorragia o flujo anormal de la vagina necesita inmediata investigación médica. Si bien estos síntomas pueden deberse a otros problemas, también podrían indicar cáncer cervical.
El resultado anormal de una prueba de Papanicolaou, examen en el cual se extrae una muestra de células del cérvix, que luego se evalúa en un laboratorio, es el diagnóstico inicial. Los resultados de la prueba se dan en 5 “clases” que van desde clase 1 (normal) a clase 5 (cáncer invasivo presente). Las clases 2 a la 5 requieren análisis posteriores que incluyen biopsia (toma de un pequeño trocito de tejido para estudiarlo), para determinar la naturaleza y extensión de las anomalías y para diagnosticar el cáncer.
Además del test Papanicolaou el médico realizará otras pruebas para poder establecer más claramente el diagnóstico, como la colposcopia, (visualización del cérvix o cuello del útero durante la inspección ginecológica con la ayuda de un espéculo) para examinar las células cervicales más detalladamente con aparatos de aumento especiales. Se pueden detectar lesiones premalignas y malignas en estadios tempranos, donde los pacientes se curan con terapias como la conizacion. La conización es una forma más extensiva de biopsia en la cual se extrae una cuña del cérvix. Puede ser indicado realizar una biopsia para extraer una muestra que será estudiada con microscopio. Durante un legrado uterino se toman muestras del canal cervical y del útero y así hacer exámenes al microscopio.
Si se confirma la presencia de cáncer cervical, pueden recomendarse otros exámenes para determinar hasta qué punto la enfermedad se ha extendido. Éstos pueden incluir:
Análisis de sangre y orina.
Radiografías y exámenes por ultrasonido de las áreas pélvica y abdominal.

Tratamiento

El tratamiento depende del diagnóstico. Según la extensión del cáncer, el tratamiento puede consistir en una o más terapias:
Técnicas de ablación, que sólo serían posibles para las lesiones premalignas (CIN). Se puede usar la electrocoagulación, la criocoagulación o la ablación con láser.
Cirugía. Son posibles las técnicas conservadoras, como la conización, en estadios muy tempranos. En estadios más avanzados habrá que recurrir a la histerectomía total ampliada, que consiste en la extirpación completa del útero y del tejido adyacente, y que se puede hacer por vía abdominal (técnica de Wertheim-Meigs) o vaginal (técnica de Schauta). En caso de afectación vesical o rectal se ha recurrido a veces a la exenteración pélica (histerectomía ampliada junto con extirpación de recto y vejiga). También, según el estadio, se procede o no a la extirpación de los ganglios pélvicos (linfadenectomía).
Radioterapia para matar las células cancerosas que hayan quedado después de haberse operado. Puede ser externa o interna (braquiterapia), con aplicación local de la fuente de radiación. Quimioterapia para destruir las células cancerígenas que haya en el cuerpo. La quimioterapia tiene una utilidad discreta en este tipo de cáncer.
Un cáncer incipiente y no invasivo (carcinoma in situ) puede ser tratado con una operación mínima, mientras que un cáncer invasivo suele requerir una histerectomía (extirpación de cérvix y útero), linfadenectomía y posiblemente extirpación de otros órganos de la pelvis. En general, los estadios IIB, III y IV no son operables; en los dos primeros se hace radioterapia con fines curativos, en el IV sólo caben técnicas paliativas.
El tratamiento de la displasia y los cánceres incipientes tienen un alto índice de éxito. El índice de supervivencia a los 5 años para mujeres con carcinoma in situ es prácticamente del 100 %. Sin embargo, si la enfermedad ya es invasiva, la eficacia del tratamiento declina: la supervivencia a 5 años es de 95% para el estadio Ia, 80-90% para Ib, 75% para estadio II y menos de 50% para estadio III o superior.2 La supervivencia a 5 años para todos los pacientes de cáncer cervical es del 66%. Incluso después de un tratamiento con éxito, la mujer deberá consultar al doctor regularmente.
No ocurre lo mismo en los casos donde el diagnostico se realiza en etapas avanzadas de la enfermedad, carcinoma invasivo, donde después de un estadiamiento de la paciente si se determina que debe ser operada, la cirugía es más agresiva acompañándose de histerectomía, de anexectomia (extirpación de los anexos uterinos) bilateral, del tercio superior de la vagina y vaciamiento glandular, además se complementa según criterio clínico-oncológicos de tratamiento con radioterapia y otros según se considere.
La mayoría de las pacientes con cáncer en estadio IV mueren en cortos periodos de tiempo por diseminación de la neoplasia y metástasis a ganglios linfáticos, vagina, vejiga urinaria, parametrio, pulmón y cerebro. Sin embargo, en EE.UU. la detección temprana ha reducido el número de pacientes con cáncer en estadio IV en más de dos tercios en los últimos 50 años.

 

Fuente: Wikipedia

Conoce más sobre: Enfermedades crónico-degenerativas

Jueves 21 de noviembre de 2013

La artritis psoriásica

La artritis psoriásica es un tipo de inflamación artrítica que afecta aproximadamente al 15 por ciento de los pacientes que sufren de una erupción cutánea llamada psoriasis. Este tipo de artritis en particular puede afectar cualquier articulación del cuerpo, con síntomas que varían en cada individuo. Según las investigaciones, la inflamación continua de la artritis psoriásica puede conducir al daño de las articulaciones. Afortunadamente, los tratamientos disponibles son efectivos para la mayoría de los pacientes.

DATOS BÁSICOS

  • Es importante realizar un diagnóstico para evitar el daño de las articulaciones.
  • La artritis psoriásica puede afectar a las personas que no tienen psoriasis de la piel, especialmente a las que tienen familiares que padecen de psoriasis.
  • La actividad física ayuda a mantener el movimiento de las articulaciones.

¿QUÉ ES LA ARTRITIS PSORIÁSICA?

La psoriasis es una enfermedad que produce manchas escamosas rojas y blancas en la piel. Las personas con psoriasis también pueden desarrollar artritis psoriásica cuando el sistema inmunológico trabaja excesivamente para atacar la enfermedad de la piel, y causa inflamación en las articulaciones. Igual que en la psoriasis, los síntomas de la artritis psoriásica se agudizan y se aplacan, varían según cada individuo e incluso, con el tiempo ocurren en distinto lugar del cuerpo de la misma persona.

La artritis psoriásica puede afectar cualquier articulación del cuerpo, ya sea en una sola o en la misma articulación de un solo lado o de ambos. Por ejemplo, puede afectar una o las dos rodillas. Los dedos afectados, tanto de las manos como de los pies, se hinchan y parecen salchichas, una condición comúnmente llamada dactilitis. También puede afectar las uñas de pies y manos.

La artritis psoriásica en la columna vertebral, llamada espondilitis, provoca dolor en el cuello o en la espalda y dificultad para agacharse. La artritis psoriásica también puede causar puntos sensibles donde los tendones y los ligamentos se unen a los huesos. Esta dolencia, denominada entesitis, puede provocar dolor en la parte posterior de los talones, la planta de los pies, alrededor de los codos u otras zonas. La entesitis es uno de los signos característicos de la artritis psoriásica. Algunas investigaciones recientes sugieren que la inflamación continua de la artritis psoriásica causa daños en las articulaciones en etapas avanzadas, por lo cual es esencial realizar un diagnóstico. Afortunadamente, hay tratamientos disponibles y eficaces para la mayoría de los pacientes.

¿QUÉ CAUSA LA ARTRITIS PSORIÁSICA?

La causa exacta de la artritis psoriásica aún no se conoce. De las personas que sufren este trastorno, el 40 por ciento tiene un familiar con psoriasis o artritis, de lo cual se desprende que el factor hereditario podría influir.

La artritis psoriásica también puede aparecer como consecuencia de una infección que activa el sistema inmunológico. Aunque la psoriasis no es infecciosa, podría ser provocada por una infección de la garganta por estreptococos.

¿QUIÉN CONTRAE ARTRITIS PSORIÁSICA?

Esta enfermedad generalmente aparece en personas de entre 30 y 50 años, pero puede presentarse desde la niñez. Afecta a hombres y mujeres por igual.

Aproximadamente el 15 por ciento de las personas con psoriasis desarrollan artritis psoriásica. A veces, la artritis aparece antes que el trastorno cutáneo.


La artritis psoriásica afecta generalmente las articulaciones grandes, especialmente las de las extremidades inferiores, las articulaciones distales de los dedos de las manos y los pies, y las articulaciones sacroilíacas y posteriores de la pelvis.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA ARTRITIS PSORIÁSICA?

Para diagnosticar artritis psoriásica, los reumatólogos buscan articulaciones hinchadas y con dolor, determinados patrones de artritis, y cambios en la piel y las uñas típicos de la psoriasis. Muchas veces se sacan radiografías en busca de daños en las articulaciones. También se puede utilizar la resonancia magnética o la tomografía computada, para ver las articulaciones con más detalle.

De vez en cuando se toman biopsias cutáneas (muestras de piel extraídas para análisis) y se realizan pruebas de sangre para descartar otros tipos de artritis que causan síntomas y signos similares, como la gota y la artritis reumatoidea. En pacientes con artritis psoriásica, los análisis de sangre pueden revelar altos niveles de inflamación y una leve anemia.

MAYOR IMPACTO DE LA ARTRITIS PSORIÁSICA EN LA SALUD

El impacto de la artritis psoriásica depende de las articulaciones afectadas y de la gravedad de los síntomas. Son comunes la fatiga y la anemia. Algunos pacientes también experimentan cambios de humor. El tratamiento de la artritis y la reducción de los niveles de inflamación generalmente ayudan a aliviar estos problemas.

VIVIR CON ARTRITIS PSORIÁSICA

Muchas personas con artritis desarrollan rigidez en las articulaciones y debilidad muscular debido a la falta de uso; por lo tanto, es muy importante ejercitarse, ya que mejora la salud en general y mantiene las articulaciones flexibles.

Muchas personas con artritis desarrollan rigidez en las articulaciones y debilidad muscular debido a la falta de uso. Es muy importante ejercitarse adecuadamente para mejorar la salud en general y mantener las articulaciones flexibles. Y es bastante simple.

Caminar es una excelente manera de ejercitarse. Las plantillas o los accesorios para caminar ayudan a evitar la tensión excesiva en los pies, tobillos o rodillas afectados. La bicicleta es otra buena opción, junto con el yoga y los ejercicios de estiramiento que ayudan a relajarse.

 A algunas personas con artritis les resulta más fácil moverse en el agua. Si ese es su caso, nadar o caminar en la piscina es una forma de ejercitarse sin someter las articulaciones a tensión.

Muchas personas con artritis psoriásica también se benefician con fisioterapia y terapia ocupacional para fortalecer los músculos, proteger las articulaciones de más daños y aumentar la flexibilidad.

PUNTOS PARA RECORDAR

  • La artritis psoriásica es un tipo de artritis crónica. En algunas personas, es leve y se agudiza sólo ocasionalmente. En otras, es continua y puede causar daños en las articulaciones si no se la trata.
  • En la mayoría de los pacientes, un tratamiento adecuado alivia el dolor, protege las articulaciones y mantiene la movilidad.
  • A veces, el diagnóstico de artritis psoriásica se confunde con el de gota.

EL PAPEL DEL REUMATÓLOGO EN EL TRATAMIENTO DE LA ARTRITIS PSORIÁSICA

La artritis psoriásica se confunde fácilmente con otras enfermedades. Como especialistas en trastornos musculoesqueléticos, los reumatólogos están más capacitados para realizar un diagnóstico adecuado. También pueden aconsejar a los pacientes sobre las mejores opciones de tratamiento disponibles.

PARA BUSCAR UN REUMATÓLOGO

Para obtener más información sobre reumatólogos, haga clic aquí.

Para obtener una lista de reumatólogos en su zona, haga clic aquí.

PARA OBTENER MÁS INFORMACIÓN

El Colegio Estadounidense de Reumatología (ACR, por sus siglas en inglés) compiló esta lista con el fin de brindarle un punto de partida para que realice investigaciones adicionales por su cuenta. El ACR no respalda ni mantiene estos sitios web, ni tampoco tiene responsabilidad alguna por la información o las declaraciones allí publicadas. Lo mejor es que siempre consulte a su reumatólogo para obtener más información y antes de tomar decisiones sobre su tratamiento.

The Arthritis Foundation (Fundación para la Artritis)

www.arthritis.org

The Psoriasis Foundation (Fundación para la Psoriasis)

www.psoriasis.org

Psoriasis Information

www.psoriasisrx.com

National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel)

www.niams.nih.gov

 

Fuente: http://www.rheumatology.org/

Compartimos con ustedes un artículo sobre fibrosis quística que fue publicado en el periódico Milenio la pasada semana.

La fibrosis quística (FQ) llega a confundirse con infecciones como neumonía, bronquitis, falta de aire, sinusitis, diarrea crónica y hasta con maltrato por la desnutrición que presentan.

José Luis Lezana, director de la Asociación Mexicana de Fibrosis Quística (AMFQ), explicó que cada año nacen en México al menos 400 niños con esta enfermedad, pero en 25 años se tienen alrededor de mil 200 casos registrados. “Sólo 15% es diagnosticado”, dijo el también director de la Clínica de Fibrosis Quística del Hospital Infantil.

El padecimiento, explicó Lezana, es provocado por un gen que produce una proteína conocida como Genetic Transfer Agents (GTA’s), que provoca mal funcionamiento de glándulas del sudor y de los aparatos respiratorio, digestivo y reproductor.

“Al nacer sus pulmones se encuentran bien, pero como tienen secreciones anormales, espesas y deshidratadas, terminan tapando los pequeños bronquios, por eso empiezan a tener infecciones respiratorias frecuentes que ocasionan un daño irreversible al pulmón”, abundó el especialista.

A ello se suma el cansancio extremo, las evacuaciones fétidas, diarrea e imposibilidad de correr, jugar, bailar o caminar. “La expectativa de vida de alguien que no es diagnosticado no va más allá de la etapa escolar, en la mayoría de los casos mueren a los seis u ocho años”, precisó Lezana.

Un tratamiento completo cuesta 60 mil dólares anuales, por lo mismo, los niños que sí son diagnosticados recurren a la AMFQ, al Seguro Social y a cuantos lugares puedan para conseguir las medicinas.

Distintos casos

Actualmente, Lezana atiende a Lesli, una joven de 17 años a la que le diagnosticaron desde el primer año la enfermedad y, gracias a que su madre exigió a los servicios de Pemex el tratamiento, su capacidad pulmonar es de 70%, eso significa que la expectativa de la adolescente puede rebasar los 50 años.

Leslie Muñoz asegura tener una vida normal. Va a la escuela, si no hace frío, y trata de alejarse de las personas que fuman. Pesa 35 kilos y mide poco más de 1.50.

No todos tienen la suerte de Leslie. Por seis años, Rosa Isela Araiza batalló para que dieran con el diagnóstico de su hijo, Abel Rosas, que tiene 10 años. “Desde que nació me di cuenta que evacuaba más de lo normal. Lo llevé a un pediatra y siempre estaba desnutrido, siempre bajo de peso, así estuvimos de doctor a doctor, de pediatra a pediatra, hasta llegamos a hospitales muy caros y buenos.

“Unos decían que era asma, bronquitis, síntomas por parásitos, por infecciones en el estómago. En un hospital, inclusive, los médicos me dijeron que la que estaba enferma psicológicamente era yo, que no sabía ser una buena mamá por el grado desnutrición, incluso me mandaron a traer la otra niña que tengo para confirmar que estaba bien cuidada”, comentó la señora Araiza.

Llevó a Abel a los seis años de edad a un centro de salud porque el niño tenía graves dificultades para respirar, y de ahí la mandaron a un hospital de especialidades donde le detectaron la FQ.

“La forma en la que a mí me explicaron cómo era la enfermedad fue muy triste y dura. Creo que fue muy cruel la doctora, me llevó al pasillo y me dijo que mi hijo no iba a vivir, que sólo viven hasta los seis años y mi niño ya los tenía. Cuando yo lo veía malo pensaba que ya era el momento.”

Luego de cinco hospitalizaciones, Rosa Isela contactó a la AMFQ y, actualmente, Abel tiene una vida casi normal. Va a la escuela, pero no hace deporte. Toma a diario alrededor de 20 fármacos, principalmente enzimas que le permite la absorción de alimentos y sus proteínas, así como antibióticos. Además se somete a nebulizaciones diarias.

Pese al avance y los cuidados, Abel aún tiene desnutrición, pesa 23 kilos y mide 1.25.

A la AMFQ llega gente muy humilde y desesperada como el caso de Olivio Sánchez, quien  viajó desde Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, con la esperanza de encontrar una respuesta al problema de Rubisel, quien presenta todos los síntomas de la enfermedad.

Su hijo desde los tres días de nacido tose mucho, con flema. Ha estado más de 26 veces internado.  Ahora, a los 16 años, apenas pesa 29 kilos, mide 1.40, y prácticamente no puede caminar.

El padre recordó que los doctores en Comitán siempre le dijeron que su hijo tenía un problema de bronquitis. “Hasta ahora, lo tengo con vida”, señaló tras referir que los mismos médicos le han recomendado ocuparse de su hija, que está sana, y olvidarse de su hijo.

El adolescente no salió bien en la prueba de sudoración aplicada en el brazo. De acuerdo con los especialistas, debe marcar por arriba de 95 y en su caso llegó a 45.

“Desde niño no podía jugar, ni correr aunque lo quisiera hacer. No podía hacer nada”, contó Rubisel, y asegura que ya no le tiene miedo a la muerte,  “a veces me han sacado casi muerto y sé que todos nos tenemos que morir, lo que quiero no es salud, sino control de la enfermedad”.

Estadísticas

• De acuerdo con los cálculos de la Asociación Mexicana de Fibrosis Quística, en el país hay un subdiagnóstico de la enfermedad superior a 85%, con más de 6 mil 800 casos sin ser detectados.

• En México uno de cada 60 es portador del gen que produce la proteína GTA’s que causa la fibrosis quística.

• Cuando dos portadores del gen se casan, tienen 25% de probabilidad de procrear un bebé con este padecimiento.

 

Fuente: http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/8736976

Martes 5 de noviembre de 2013

Conoce los diferentes tipos de psoriasis

Por Ricardo Navarro, Presidente de la Asociación Mexicana contra la Psoriasis y vocero de la Red de Acceso.

Psoriasis en Placas

Es la presentación más común de la enfermedad. Se manifiesta por placas con enrojecimiento de leve a muy severo, con escama gruesa de aspecto “yesoso” de pocos milímetros de tamaño, hasta abarcar zonas muy amplias de la piel. La forma de la lesione puede ser irregular o semejar mapas geográficos. Al rascarse o al raspar la placa con un elemento romo, se desprende la escama como la cera de una vela. Al continuar raspando y llegar a la base de la placa, se produce un sangrado fino llamado “signo de Auspitz” ò “roció sangrante”. Las lesiones tienen tendencia de ser muy parecidas en los dos lados del cuerpo, y a ubicarse en las regiones de extensión de las extremidades superiores e inferiores, y la región donde termina la columna. Asimismo en las zonas de roce o traumatismo aparecen lesiones reproduciendo el llamado “fenómeno de Koebner”. Las lesiones pueden presentarse en forma de anillo, circulo, encaje, etc. La piel cabelluda, uñas y mucosas pueden estar afectadas así como las articulaciones en un grupo variable de pacientes.

Leer más →

Lunes 28 de octubre de 2013

Vivir con una enfermedad crónica

Cada enfermedad crónica tiene sus propios síntomas, tratamiento y evolución, hoy compartimos contigo un artículo de kidshealth.org que explica este tema a detalle.

Vivir con una enfermedad de larga duración (también denominada crónica) plantea nuevos retos a una persona. Aprender a afrontar esos retos es un proceso largo — no es algo que se consiga de la noche a la mañana. Pero entender lo que te ocurre y participar activamente en el cuidado de tu salud te ayudarán a afrontar esos retos. Mucha gente descubre que el hecho de adoptar un papel activo en el tratamiento de un problema de salud crónico le ayuda a sentirse más fuerte y más preparada para enfrentarse a muchas dificultades y pruebas que les depara la vida.
¿Qué es una enfermedad crónica?
Hay dos tipos de enfermedades: agudas y crónicas. Las enfermedades agudas (como un catarro o una gripe) suelen durar relativamente poco. Sin embargo, las enfermedades crónicas son problemas de salud de larga duración (la palabra “crónico” proviene del término griego chronos, que significa tiempo).
El hecho de padecer un trastorno crónico no implica necesariamente tener una enfermedad grave o que puede poner en peligro la vida de una persona — aunque algunas enfermedades crónicas, como el cáncer y el SIDA, lo pueden hacer. Las enfermedades crónicas también incluyen trastornos como el asma, la artritis y la diabetes. A pesar de que los síntomas de una enfermedad crónica pueden desaparecer con los cuidados médicos, generalmente la persona sigue padeciendo la enfermedad subyacente — aunque los tratamientos que recibe pueden implicar que se sienta sano y se encuentre bien gran parte del tiempo.
Cada enfermedad crónica tiene sus propios síntomas, tratamiento y evolución. Exceptuando el hecho de que son relativamente duraderas, las distintas enfermedades crónicas no se parecen necesariamente entre sí en otros aspectos. La mayoría de las personas que padecen enfermedades crónicas no piensan en ellas mismas como en un “enfermo crónico”, sino como en alguien que padece un trastorno específico — como el asma, la artritis, la diabetes, el lupus, la anemia falciforme, la hemofilia, la leucemia o la enfermedad concreta que tengan.
Si padeces una enfermedad crónica, es posible que no sólo te afecte físicamente, sino también emocional, social y a veces, incluso, económicamente. La forma en que a una persona le afecta una enfermedad crónica depende de la enfermedad particular que tiene y cómo repercute sobre su cuerpo, la gravedad de la enfermedad y el tipo de tratamientos que requiere. Aceptar y adaptarse a la realidad de padecer una enfermedad crónica requiere tiempo, pero los jóvenes que están dispuestos a aprender cosas sobre su enfermedad, a buscar y aceptar el apoyo de los demás y a participar activamente en el cuidado de su salud generalmente superan con éxito el proceso de afrontamiento.

Fuente: http://kidshealth.org/teen/en_espanol/mente/deal_chronic_illness_esp.html

Conoce más sobre: Enfermedades crónico-degenerativas

Lunes 7 de octubre de 2013

¿Qué es la Esclerosis Múltiple?

¿Sabes en qué consiste la Esclerosis Multiple?. Lee en este artículo los detalles de este padecimiento.

La esclerosis múltiple (del griego ‘endurecimiento’) es una enfermedad del sistema nervioso central que afecta al cerebro, tronco del encéfalo y a la médula espinal. La mielina, la sustancia que recubre las fibras nerviosas, resulta dañada y entonces la habilidad de los nervios para conducir las órdenes del cerebro se ve interrumpida. Se trata de la enfermedad crónica más frecuente en adultos jóvenes en Europa y la segunda causa de incapacidad en este grupo de población, después de los accidentes.

Aunque el primer caso diagnosticado data del año 1849, los científicos desconocen aún hoy al cien por cien la causa de este trastorno, aunque sospechan que se trata de un problema multifactorial. La mayoría de los investigadores cree que la esclerosis es una enfermedad autoinmune, en la que el organismo lanza un ataque defensivo contra sus propios tejidos, concretamente la mielina. Por este motivo, no se descarta que esos ataques del sistema inmunológico estén vinculados con un elemento ambiental de origen desconocido, quizás un virus. Probablemente una cierta predisposición genética en combinación con algún agente exterior condicione la respuesta inmunológica capaz de poner en marcha el proceso. 

SÍNTOMAS
No hay ningún síntoma típico de la esclerosis que ayude en el diagnóstico inicial. Incluso es habitual que el primer episodio pase desapercibido por la vaguedad de las molestias sin que el sujeto consulte con su médico. A menudo, las primeras manifestaciones se presentan como problemas de la visión, bien en forma de visión borrosa, doble o pérdida de visión.

La mayoría de los pacientes experimenta además sensaciones anormales como hormigueo, entumecimiento y picazón; pérdida de fuerza en los brazos o piernas, y trastornos del equilibrio o de la coordinación. También son frecuentes el vértigo, los problemas para orinar o defecar, los dolores inespecíficos, alteraciones del carácter, etc.

DIAGNÓSTICO Y TIPOS
La aparición y desaparición de síntomas inexplicables y la incertidumbre inicial suele caracterizar el diagnóstico de la esclerosis. Aunque cada caso muestra una evolución diferente, generalmente la enfermedad se manifiesta primero con una serie de ataques (brotes) seguidos de una remisión total o parcial, que posteriormente se repiten alternando con periodos de mejoría. Es lo que se conoce como esclerosis múltiple de recaída-remisión, la forma más común de la enfermedad.

Por su parte, la forma secundariamente-progresiva comienza como la anterior pero luego empeora paulatinamente, sin fases claras de mejoría y con una significativa acumulación de síntomas neurológicos. En otros casos, los trastornos van progresando lentamente desde el principio con pequeños alivios, pero sin mejorías claras (esclerosis primaria-progresiva). Con el paso del tiempo, la debilidad muscular, la falta de coordinación, los problemas del equilibrio, la rigidez muscular, el hormigueo y otros trastornos como el control de la vejiga, dolor o fatiga pueden hacerse más frecuentes y severos.

Además, un 20% de los pacientes sufre una forma benigna de la enfermedad en la que los síntomas apenas progresan después del ataque inicial y les permite seguir con una vida prácticamente normal. En el caso de la esclerosis maligna, el deterioro es rápido y progresivo y acaba en una incapacidad notable. En muy pocos casos la enfermedad es mortal y la mayoría de los pacientes tiene unas expectativas de vida normales.

La resonancia magnética, así como la exploración neurológica, el estudio del líquido cefalorraquídeo para ver si contiene anomalías celulares y los potenciales evocados -que miden la velocidad de respuesta del cerebro a distintos estímulos- son las pruebas que confirman el diagnóstico y pueden ayudar a localizar las lesiones en el sistema nervioso central. Éstas se denominan ‘placas’ y son zonas en las que se ha perdido mielina. Generalmente son pequeñas y están diseminadas de manera difusa; fuera del cerebro estas lesiones afectan a los nervios ópticos, el tronco del encéfalo y la médula espinal.

A QUIÉN AFECTA
La esclerosis es una enfermedad crónica diagnosticada principalmente en adultos jóvenes, que suelen empezar a sentir los síntomas entre los 20 y 40 años. El diagnóstico definitivo suele retrasarse tanto por el carácter transitorio de la enfermedad en sus inicios, como por los largos períodos de tiempo que separan unos brotes de otros, así como por la ausencia de una prueba específica para identificarla.

Las personas de raza blanca tienen el doble de probabilidades que otras razas de desarrollar este trastorno, de la misma manera que las mujeres son dos veces más propensas que los varones. Además, tal y como señalan los Institutos Nacionales de Salud de EEUU, la enfermedad es más prevalente en los climas templados que en los tropicales. Pese a ello, hoy por hoy, no existen grupos de riesgo específicos y cualquier persona puede padecerla, aunque los familiares de primer grado de un paciente sí tienen más probabilidades que la población general de desarrollarla. De hecho, distintas investigaciones sugieren un componente genético, aunque no se ha detectado ninguna alteración, ni mutación específicas.

TRATAMIENTO
Hoy por hoy no existe ningún tratamiento curativo para la esclerosis múltiple y los tratamientos disponibles están dirigidos a modificar la evolución de la enfermedad, paliar sus síntomas y rehabilitar al paciente.

El tratamiento concreto de cada síntoma es trascendental para poder ofrecer una mejor calidad de vida al paciente, mientras que la rehabilitación está dirigida a conservar la funcionalidad en su vida diaria y a prevenir futuras discapacidades, no sólo en cuestiones de motricidad, sino también de lenguaje, la deglución (tragar)… Además, a menudo, son necesarios cuidados de enfermería y atención psicológica.

Actualmente están en marcha muchas líneas de investigación dirigidas a obtener nuevos tratamientos inmunomoduladores, otros más efectivos -sobre todo en determinados grupos de pacientes, recién diagnosticados, con formas progresivas desde el inicio, etc.- o bien a evaluar combinaciones de terapias que actúen de forma conjunta.

 

Fuente: http://www.elmundo.es

Miércoles 2 de octubre de 2013

VIH Sida

El SIDA es una de las enfermedades más graves y mortales de la historia de la humanidad. Lee más en este artículo.

¿Qué son el VIH y el SIDA?

El SIDA es una de las enfermedades más graves y mortales de la historia de la humanidad.

Un grupo de médicos identificó los primeros casos de SIDA en San Francisco y Nueva York hace más de 20 años. Se estima que actualmente existen 42 millones de personas en todo el mundo que conviven con el VIH o el SIDA y más de 3 millones mueren por año a causa de enfermedades relacionadas con el SIDA.

El SIDA es provocado por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). El VIH destruye una clase de células de defensa del cuerpo llamadas “linfocitos cooperadores CD4”. Estos linfocitos forman parte del sistema inmunológico del organismo, el sistema de defensa que combate las enfermedades infecciosas. Pero, a medida que el VIH destruye estos linfocitos, las personas infectadas con el virus comienzan a contraer infecciones graves que normalmente no se contagiarían; es decir, se vuelven inmunodeficientes. El nombre de esta afección es síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

Al aprender más sobre el funcionamiento del VIH, la comunidad médica ha logrado desarrollar drogas para inhibirlo (o sea, interferir con su crecimiento). Estas drogas han tenido éxito para disminuir la velocidad del avance de la enfermedad y, actualmente, quienes tienen la enfermedad viven mucho más tiempo. De todos modos, el VIH y el SIDA aún no tienen cura.

Cada año, cientos de adolescentes estadounidenses contraen el VIH. El VIH también puede transmitirse de una persona infectada a otra persona a través de la sangre, el semen (el líquido que sale del pene cuando un hombre eyacula), los fluidos vaginales y la leche materna.

El virus se transmite a través de comportamientos de alto riesgo entre los que se incluyen los siguientes:

relaciones sexuales orales, vaginales o anales sin protección (“sin protección” significa sin utilizar un condón)
compartir agujas, como las que se utilizan para inyectarse drogas (incluidas las agujas utilizadas para la inyección de esteroides) y tatuarse.
Las personas que sufren de otra enfermedad de transmisión sexual, como la sífilis, el herpes genital, la clamidiasis, la gonorrea o la vaginitis bacteriana corren mayor riesgo de contraer el VIH durante las relaciones sexuales con parejas infectadas.

Si una mujer con VIH queda embarazada, el recién nacido puede contagiarse el virus antes del nacimiento, durante el parto o durante el amamantamiento. Si los médicos saben que la futura madre tiene VIH, usualmente pueden prevenir el contagio del virus de la madre al bebé. Todas las mujeres y adolescentes embarazadas deben someterse a pruebas de detección del VIH para comenzar el tratamiento, si fuera necesario.

¿De qué manera afecta al cuerpo el VIH?
Un cuerpo saludable cuenta con linfocitos cooperadores CD4 (células CD4). Estas células ayudan al sistema inmunológico a funcionar normalmente y a combatir ciertas clases de infecciones. Para ello, actúan como transmisores de mensajes a otras clases de células del sistema inmunológico y les indican que entren en actividad y combatan al germen invasor.

El VIH se une a las células CD4, las infecta y las utiliza para multiplicarse dentro de ellas. De esta manera, el virus destruye la capacidad de las células infectadas para cumplir su tarea en el sistema inmunológico. Por lo tanto, el cuerpo pierde la capacidad de combatir numerosas infecciones.

Dado que su sistema inmunológico está debilitado, las personas con SIDA son incapaces de combatir numerosas infecciones, en especial la tuberculosis y otras clases de infecciones que, de lo contrario, serían infrecuentes en los pulmones (como la neumonía por Pneumocystis carinii), en la superficie que recubre el cerebro (meningitis) o en el cerebro en sí (encefalitis). Las personas con SIDA tienden a enfermarse cada vez más, especialmente si no toman medicamentos antivirales correctamente.

El SIDA puede afectar todos los sistemas corporales. El defecto del sistema inmunológico provocado por la escasez de células CD4 también da lugar a algunas clases de cáncer cuya aparición es estimulada por la enfermedad viral: algunas personas con SIDA desarrollan diferentes linfomas y un tumor poco frecuente en los vasos sanguíneos de la piel, llamado sarcoma de Kaposi. El SIDA es mortal. Por lo tanto, es importante que los médicos detecten el VIH cuanto antes para que la persona pueda tomar el medicamento que retrasa la aparición del SIDA.

¿Cómo se da cuenta una persona de que padece VIH?
Una vez que la persona deja de contar con la cantidad de células CD4 necesarias para combatir las infecciones o manifiesta síntomas de enfermedades que se producen específicamente en quienes están infectados por el VIH, los médicos diagnostican el SIDA.

Los síntomas graves de la infección por VIH y SIDA podrían permanecer sin manifestarse durante 10 años. Y durante los años que anteceden a ese momento, es posible que la persona no tenga síntomas de SIDA. El tiempo que los síntomas del SIDA tardan en aparecer varía de persona en persona. Algunas personas pueden sentirse y lucir saludables durante años al tiempo que están infectados por el VIH. De todos modos, aun cuando la persona que tiene el virus de VIH no tenga ningún síntoma, puede contagiar el VIH a otras personas. Es imposible distinguir si una persona está infectada simplemente observándola.

Cuando el sistema inmunológico de una persona se ve excedido por el SIDA, los síntomas pueden incluir:

  • debilidad o cansancio extremo
  • pérdida rápida de peso
  • episodios frecuentes e inexplicables de fiebre, que duran semanas
  • transpiración abundante por la noche
  • inflamación de los ganglios linfáticos
  • infecciones menores que producen erupciones cutáneas y llagas en la boca, los genitales y el ano
  • manchas blancas en la boca o garganta
  • diarrea crónica
  • tos persistente
  • problemas para recordar
  • Las mujeres también pueden sufrir infecciones fúngicas graves en la vagina que no responden al tratamiento usual, así como la enfermedad inflamatoria pélvica (PID, por sus siglas en inglés).

¿Cómo se puede prevenir?
Uno de los motivos por los que el VIH es tan peligroso es que una persona puede tener el virus durante un largo tiempo sin siquiera saberlo. Esa persona puede contagiar el virus a otras mediante comportamientos de alto riesgo. La transmisión del VIH puede prevenirse de las siguientes maneras:

  • por la abstinencia sexual (no tener sexo oral, vaginal ni anal)
  • con la utilización de condones de látex siempre para cualquier clase de relación sexual
  • evitando el contacto con los fluidos corporales a través de los cuales se transmite el VIH
  • evitando compartir agujas en todo momento

¿Cómo se diagnostica y cómo se trata?
Si crees que puedes tener VIH o SIDA, o has tenido una pareja que podría tener VIH o SIDA, consulta al médico de la familia, a un especialista en adolescentes o a un ginecólogo. Estos profesionales conversarán contigo y te realizarán análisis. El médico podría hacerte un análisis de sangre o un hisopado de la parte interna de la mejilla. Según la clase de prueba realizada, los resultados pueden demorar entre unas horas y varios días.

También puedes realizarte análisis de detección de VIH/SIDA en clínicas especializadas en SIDA en todo el país. Las clínicas ofrecen pruebas tanto anónimas (es decir, la clínica no sabe el nombre de la persona) como confidenciales (se conoce el nombre de la persona pero se lo mantiene en privado). La mayoría de los centros de análisis de detección del SIDA te pedirán que recibas asesoramiento para conocer los resultados, ya sean positivos o negativos.

Si no sabes dónde puedes encontrar un médico o realizarte una prueba de detección de SIDA, puedes comunicarte con las líneas nacionales de asistencia telefónica sobre SIDA (National AIDS Hotlines) al (800) 342-AIDS (en inglés) o (800) 344-7432 (en español). Allí, un especialista te explicará lo que debes hacer a continuación.

No existe cura para el SIDA, por lo cual la prevención resulta sumamente importante. Las combinaciones de medicamentos antivirales y fármacos que estimulan el sistema inmunológico han permitido a muchas personas con VIH resistir las infecciones, mantenerse saludables y prolongar su vida, pero estos medicamentos no son una cura. En la actualidad, no existe ninguna vacuna para prevenir el VIH y el SIDA, aunque los investigadores están trabajando en su desarrollo.

Artículo de: http://kidshealth.org/teen/en_espanol/sexual/std_hiv_esp.html

Conoce más sobre: Enfermedades crónico-degenerativas,

Hoy compartimos contigo el libro “e-Pacientes, cómo nos pueden ayudar a mejorar la salud” del Dr. Tom Ferguson, descárgalo en el link de abajo

Descarga aquí el Libro Blanco de los e-Pacientes

Miércoles 25 de septiembre de 2013

Cáncer, datos y cifras

Datos y cifras

El cáncer es una de las principales causas de muerte en todo el mundo; en 2008 causó 7,6 millones de defunciones (aproximadamente un 13% del total).1
Los que más muertes causan cada año son los cánceres de pulmón, estómago, hígado, colon y mama.
Los tipos de cáncer más frecuentes son diferentes en el hombre y en la mujer.
Aproximadamente un 30% de las muertes por cáncer son debidas a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.
El consumo de tabaco es el factor de riesgo más importante, y es la causa del 22% de las muertes mundiales por cáncer en general, y del 71% de las muertes mundiales por cáncer de pulmón.
Los cánceres causados por infecciones víricas, tales como las infecciones por virus de las hepatitis B (VHB) y C (VHC) o por papilomavirus humanos (PVH), son responsables de hasta un 20% de las muertes por cáncer en los países de ingresos bajos y medios.
Aproximadamente un 70% de las muertes por cáncer registradas en 2008 se produjeron en países de ingresos bajos y medios.
Se prevé que las muertes por cáncer sigan aumentando en todo el mundo y alcancen la cifra de 13,1 millones en 2030.
«Cáncer» es un término genérico que designa un amplio grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del organismo; también se habla de «tumores malignos» o «neoplasias malignas». Una característica del cáncer es la multiplicación rápida de células anormales que se extienden más allá de sus límites habituales y pueden invadir partes adyacentes del cuerpo o propagarse a otros órganos, proceso conocido como metástasis. Las metástasis son la principal causa de muerte por cáncer.

El problema
El cáncer es la principal causa de muerte a escala mundial. Se le atribuyen 7,6 millones de defunciones (aproximadamente el 13% del total) ocurridas en todo el mundo en 2008. Los principales tipos de cáncer son los siguientes:

  • pulmonar (1,37 millones de defunciones);
  • gástrico (736 000 defunciones);
  • hepático (695 000 defunciones);
  • colorrectal (608 000) defunciones;
  • mamario (458 000 defunciones);
  • cervicouterino (275 000 defunciones).

Más del 70% de las defunciones por cáncer se registraron en países de ingresos bajos y medianos. Se prevé que el número de defunciones por cáncer siga aumentando en todo el mundo y supere los 13,1 millones en 2030.

¿Cuál es la causa del cáncer?
El cáncer comienza en una célula. La transformación de una célula normal en tumoral es un proceso multifásico y suele consistir en la progresión de una lesión precancerosa a un tumor maligno. Estas alteraciones son el resultado de la interacción entre los factores genéticos del paciente y tres categorías de agentes externos, a saber:

  • carcinógenos físicos, como las radiaciones ultravioleta e ionizantes;
  • carcinógenos químicos, como los asbestos, los componentes del humo de tabaco, las aflatoxinas (contaminantes de los alimentos) o el arsénico (contaminante del agua de bebida);
  • carcinógenos biológicos, como las infecciones causadas por determinados virus, bacterias o parásitos.

A través de su Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, la OMS mantiene una clasificación de los agentes cancerígenos.

El envejecimiento es otro factor fundamental en la aparición del cáncer. La incidencia de esta enfermedad aumenta muchísimo con la edad, muy probablemente porque se van acumulando factores de riesgo de determinados tipos de cáncer. La acumulación general de factores de riesgo se combina con la tendencia que tienen los mecanismos de reparación celular a perder eficacia con la edad.

Factores de riesgo del cáncer
El consumo de tabaco y alcohol, la dieta malsana y la inactividad física son los principales factores de riesgo de cáncer en todo el mundo. Las infecciones crónicas por VHB, VHC y algunos tipos de PVH son factores de riesgo destacados en los países de ingresos bajos y medianos. El cáncer cervicouterino, causado por PVH, es una de las principales causas de defunción por cáncer en las mujeres de países de ingresos bajos.

¿Cómo se puede reducir la carga de morbilidad por cáncer?

Se sabe mucho acerca de las causas del cáncer y las intervenciones para prevenirlo y tratarlo. Es posible reducir y controlar el cáncer aplicando estrategias de base científica destinadas a la prevención de la enfermedad así como a la detección temprana y al tratamiento de estos enfermos. Muchos cánceres tienen grandes probabilidades de curarse si se detectan tempranamente y se tratan de forma adecuada.

Modificación y prevención de los riesgos
Más del 30% de las defunciones por cáncer podrían evitarse modificando o evitando los principales factores de riesgo, tales como:

el consumo de tabaco;
el exceso de peso o la obesidad;
las dietas malsanas con un consumo insuficiente de frutas y hortalizas;
la inactividad física;
el consumo de bebidas alcohólicas;
las infecciones por PVH y VHB;
la contaminación del aire de las ciudades;
el humo generado en la vivienda por la quema de combustibles sólidos.
El consumo de tabaco es el factor de riesgo más importante, y es la causa del 22% de las muertes mundiales por cáncer en general, y del 71% de las muertes mundiales por cáncer de pulmón. En muchos países de ingresos bajos, hasta un 20% de las muertes por cáncer son debidas a infecciones por VHB o PVH.

Estrategias de prevención
intensificar la evitación de los factores de riesgo recién enumerados;
vacunar contra los PVH y el VHB;
controlar los riesgos ocupacionales;
reducir la exposición a la radiación solar.
Detección temprana
La mortalidad por cáncer se puede reducir si los casos se detectan y tratan a tiempo. Las actividades de detección temprana tienen dos componentes:

El diagnóstico temprano
Consiste en conocer los signos y síntomas iniciales (como en el caso de los cánceres del cuello uterino, la mama o la boca) para facilitar el diagnóstico y el tratamiento antes de que la enfermedad alcance una fase avanzada. Los programas de diagnóstico temprano son particularmente importantes en entornos con pocos recursos donde la mayoría de las neoplasias se diagnostican en fases muy avanzadas y donde no hay programas de detección.

El cribado
Es la aplicación sistemática de una prueba de detección en una población asintomática con el fin de descubrir a los pacientes que presentan anomalías indicativas de un cáncer determinado o de una lesión precancerosa y así poder diagnosticarlos y tratarlos prontamente. Los programas de cribado son especialmente eficaces en relación con tipos de cáncer frecuentes para los cuales existe una prueba de detección costoeficaz, asequible, aceptable y accesible a la mayoría de la población en riesgo.

Estos son algunos ejemplos:

la inspección visual con ácido acético para el cáncer cervicouterino en entornos con pocos recursos;
el frotis de Papanicolaou para el cáncer cervicouterino en entornos con ingresos medios y altos;
la mamografía para el cáncer de mama en entornos con ingresos altos.
Tratamiento
El tratamiento del cáncer requiere una cuidadosa selección de una o más modalidades terapéuticas, como la cirugía, la radioterapia o la quimioterapia. El objetivo consiste en curar la enfermedad o prolongar considerablemente la supervivencia y mejorar la calidad de vida del paciente. El diagnóstico y el tratamiento del cáncer se complementan con el apoyo psicológico

Tratamiento de cánceres que pueden detectarse tempranamente
Algunas de las formas más comunes de cáncer, como el mamario, el cervicouterino, el bucal o el colorrectal, tienen tasas de curación más elevadas cuando se detectan pronto y se tratan correctamente.

Tratamiento de cánceres potencialmente curables
Algunos tipos de cáncer, a pesar de ser diseminados, como las leucemias y los linfomas en los niños o el seminoma testicular, tienen tasas de curación elevadas si se tratan adecuadamente.

Cuidados paliativos
Como su nombre indica, van dirigidos a aliviar, no a curar, los síntomas del cáncer. Pueden ayudar a los enfermos a vivir más confortablemente; se trata de una necesidad humanitaria urgente para las personas de todo el mundo aquejadas de cáncer u otras enfermedades crónicas mortales. Se necesitan sobre todo en lugares donde hay una gran proporción de enfermos en fase avanzada, que tienen pocas probabilidades de curarse.

Los cuidados paliativos pueden aliviar los problemas físicos, psicosociales y espirituales de más del 90% de los enfermos con cáncer avanzado.

Estrategias de cuidados paliativos
Las estrategias eficaces de salud pública, que abarcan la asistencia comunitaria y en el propio hogar, son esenciales para ofrecer alivio del dolor y cuidados paliativos a los enfermos y a sus familias en los entornos con pocos recursos.

El tratamiento del dolor moderado a intenso causado por el cáncer, que aqueja a más del 80% de los enfermos oncológicos en fase terminal, requiere obligatoriamente una mejora del acceso a la morfina por vía oral.

Respuesta de la OMS
En 2008, la OMS puso en marcha el plan de acción sobre enfermedades no transmisibles, que abarca intervenciones específicas contra el cáncer.

La OMS y el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, organismo especializado que depende de ella, colaboran con otras organizaciones de las Naciones Unidas y asociados con el fin de:

  • aumentar el compromiso político con la prevención y el control del cáncer;
  • coordinar y llevar a cabo investigaciones sobre las causas del cáncer y los mecanismos de la carcinogénesis en el ser humano;
  • elaborar estrategias científicas de prevención y control del cáncer;
  • generar y divulgar conocimientos para facilitar la aplicación de métodos de control del cáncer basados en datos científicos;
  • elaborar normas e instrumentos para orientar la planificación y la ejecución de las intervenciones de prevención, detección temprana, tratamiento y atención;
  • facilitar la formación de amplias redes mundiales, regionales y nacionales de asociados y expertos en el control del cáncer;
  • fortalecer los sistemas de salud locales y nacionales para que presten servicios asistenciales y curativos a los pacientes con cáncer;
  • prestar asistencia técnica para la transferencia rápida y eficaz de las prácticas óptimas a los países en desarrollo.

 

Fuente: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs297/es/index.html

Cómo puedes ayudar

?

Tu participación es crucial para promover el acceso al mejor tratamiento en tiempo y forma para todos los pacientes de México.

¡Defendamos nuestro derecho a la salud!

  1. ÚNETE A LA RED aquí
  2. SÍGUENOS en Twitter y Facebook
  3. PASA LA VOZ a todos tus contactos
Apoya la causa

0

Ya sumamos 0 integrantes de la Red, seguidores en Twitter y fans en Facebook.
Sólo faltas tú.
¡Ayúdanos a llegar a 10,000!

Pasa la voz

Archivo del blog

Síguenos


Organizaciones integrantes

Somos una sola voz; unidos para garantizar el acceso al mejor tratamiento en tiempo y forma.

  • Derechohabientes Viviendo con VIH del IMSS
  • Esclerosis Múltiple de México
  • Asociación Mexicana de Fibrosis Quística
  • Asociación Mexicana contra la Psoriasis
  • Fundación Mexicana para Pacientes Reumáticos
  • Asociación Mexicana de Hipertensión Arterial Pulmonar
  • Asociación Mexicana de Lucha Contra el Cáncer
  • Diabetes entre Pares
  • FundHepa
  • Federación Mexicana de Diabetes
  • Federación de Hemofilia de la República Mexicana

Juntos trabajamos para promover y hacer valer el derecho humano a la salud.

Conócenos