Entradas dentro de la categoría: Enfermedades crónico-degenerativas

Martes 5 de noviembre de 2013

Conoce los diferentes tipos de psoriasis

Por Ricardo Navarro, Presidente de la Asociación Mexicana contra la Psoriasis y vocero de la Red de Acceso.

Psoriasis en Placas

Es la presentación más común de la enfermedad. Se manifiesta por placas con enrojecimiento de leve a muy severo, con escama gruesa de aspecto “yesoso” de pocos milímetros de tamaño, hasta abarcar zonas muy amplias de la piel. La forma de la lesione puede ser irregular o semejar mapas geográficos. Al rascarse o al raspar la placa con un elemento romo, se desprende la escama como la cera de una vela. Al continuar raspando y llegar a la base de la placa, se produce un sangrado fino llamado “signo de Auspitz” ò “roció sangrante”. Las lesiones tienen tendencia de ser muy parecidas en los dos lados del cuerpo, y a ubicarse en las regiones de extensión de las extremidades superiores e inferiores, y la región donde termina la columna. Asimismo en las zonas de roce o traumatismo aparecen lesiones reproduciendo el llamado “fenómeno de Koebner”. Las lesiones pueden presentarse en forma de anillo, circulo, encaje, etc. La piel cabelluda, uñas y mucosas pueden estar afectadas así como las articulaciones en un grupo variable de pacientes.

Leer más →

Lunes 28 de octubre de 2013

Vivir con una enfermedad crónica

Cada enfermedad crónica tiene sus propios síntomas, tratamiento y evolución, hoy compartimos contigo un artículo de kidshealth.org que explica este tema a detalle.

Vivir con una enfermedad de larga duración (también denominada crónica) plantea nuevos retos a una persona. Aprender a afrontar esos retos es un proceso largo — no es algo que se consiga de la noche a la mañana. Pero entender lo que te ocurre y participar activamente en el cuidado de tu salud te ayudarán a afrontar esos retos. Mucha gente descubre que el hecho de adoptar un papel activo en el tratamiento de un problema de salud crónico le ayuda a sentirse más fuerte y más preparada para enfrentarse a muchas dificultades y pruebas que les depara la vida.
¿Qué es una enfermedad crónica?
Hay dos tipos de enfermedades: agudas y crónicas. Las enfermedades agudas (como un catarro o una gripe) suelen durar relativamente poco. Sin embargo, las enfermedades crónicas son problemas de salud de larga duración (la palabra “crónico” proviene del término griego chronos, que significa tiempo).
El hecho de padecer un trastorno crónico no implica necesariamente tener una enfermedad grave o que puede poner en peligro la vida de una persona — aunque algunas enfermedades crónicas, como el cáncer y el SIDA, lo pueden hacer. Las enfermedades crónicas también incluyen trastornos como el asma, la artritis y la diabetes. A pesar de que los síntomas de una enfermedad crónica pueden desaparecer con los cuidados médicos, generalmente la persona sigue padeciendo la enfermedad subyacente — aunque los tratamientos que recibe pueden implicar que se sienta sano y se encuentre bien gran parte del tiempo.
Cada enfermedad crónica tiene sus propios síntomas, tratamiento y evolución. Exceptuando el hecho de que son relativamente duraderas, las distintas enfermedades crónicas no se parecen necesariamente entre sí en otros aspectos. La mayoría de las personas que padecen enfermedades crónicas no piensan en ellas mismas como en un “enfermo crónico”, sino como en alguien que padece un trastorno específico — como el asma, la artritis, la diabetes, el lupus, la anemia falciforme, la hemofilia, la leucemia o la enfermedad concreta que tengan.
Si padeces una enfermedad crónica, es posible que no sólo te afecte físicamente, sino también emocional, social y a veces, incluso, económicamente. La forma en que a una persona le afecta una enfermedad crónica depende de la enfermedad particular que tiene y cómo repercute sobre su cuerpo, la gravedad de la enfermedad y el tipo de tratamientos que requiere. Aceptar y adaptarse a la realidad de padecer una enfermedad crónica requiere tiempo, pero los jóvenes que están dispuestos a aprender cosas sobre su enfermedad, a buscar y aceptar el apoyo de los demás y a participar activamente en el cuidado de su salud generalmente superan con éxito el proceso de afrontamiento.

Fuente: http://kidshealth.org/teen/en_espanol/mente/deal_chronic_illness_esp.html

Conoce más sobre: Enfermedades crónico-degenerativas

Lunes 7 de octubre de 2013

¿Qué es la Esclerosis Múltiple?

¿Sabes en qué consiste la Esclerosis Multiple?. Lee en este artículo los detalles de este padecimiento.

La esclerosis múltiple (del griego ‘endurecimiento’) es una enfermedad del sistema nervioso central que afecta al cerebro, tronco del encéfalo y a la médula espinal. La mielina, la sustancia que recubre las fibras nerviosas, resulta dañada y entonces la habilidad de los nervios para conducir las órdenes del cerebro se ve interrumpida. Se trata de la enfermedad crónica más frecuente en adultos jóvenes en Europa y la segunda causa de incapacidad en este grupo de población, después de los accidentes.

Aunque el primer caso diagnosticado data del año 1849, los científicos desconocen aún hoy al cien por cien la causa de este trastorno, aunque sospechan que se trata de un problema multifactorial. La mayoría de los investigadores cree que la esclerosis es una enfermedad autoinmune, en la que el organismo lanza un ataque defensivo contra sus propios tejidos, concretamente la mielina. Por este motivo, no se descarta que esos ataques del sistema inmunológico estén vinculados con un elemento ambiental de origen desconocido, quizás un virus. Probablemente una cierta predisposición genética en combinación con algún agente exterior condicione la respuesta inmunológica capaz de poner en marcha el proceso. 

SÍNTOMAS
No hay ningún síntoma típico de la esclerosis que ayude en el diagnóstico inicial. Incluso es habitual que el primer episodio pase desapercibido por la vaguedad de las molestias sin que el sujeto consulte con su médico. A menudo, las primeras manifestaciones se presentan como problemas de la visión, bien en forma de visión borrosa, doble o pérdida de visión.

La mayoría de los pacientes experimenta además sensaciones anormales como hormigueo, entumecimiento y picazón; pérdida de fuerza en los brazos o piernas, y trastornos del equilibrio o de la coordinación. También son frecuentes el vértigo, los problemas para orinar o defecar, los dolores inespecíficos, alteraciones del carácter, etc.

DIAGNÓSTICO Y TIPOS
La aparición y desaparición de síntomas inexplicables y la incertidumbre inicial suele caracterizar el diagnóstico de la esclerosis. Aunque cada caso muestra una evolución diferente, generalmente la enfermedad se manifiesta primero con una serie de ataques (brotes) seguidos de una remisión total o parcial, que posteriormente se repiten alternando con periodos de mejoría. Es lo que se conoce como esclerosis múltiple de recaída-remisión, la forma más común de la enfermedad.

Por su parte, la forma secundariamente-progresiva comienza como la anterior pero luego empeora paulatinamente, sin fases claras de mejoría y con una significativa acumulación de síntomas neurológicos. En otros casos, los trastornos van progresando lentamente desde el principio con pequeños alivios, pero sin mejorías claras (esclerosis primaria-progresiva). Con el paso del tiempo, la debilidad muscular, la falta de coordinación, los problemas del equilibrio, la rigidez muscular, el hormigueo y otros trastornos como el control de la vejiga, dolor o fatiga pueden hacerse más frecuentes y severos.

Además, un 20% de los pacientes sufre una forma benigna de la enfermedad en la que los síntomas apenas progresan después del ataque inicial y les permite seguir con una vida prácticamente normal. En el caso de la esclerosis maligna, el deterioro es rápido y progresivo y acaba en una incapacidad notable. En muy pocos casos la enfermedad es mortal y la mayoría de los pacientes tiene unas expectativas de vida normales.

La resonancia magnética, así como la exploración neurológica, el estudio del líquido cefalorraquídeo para ver si contiene anomalías celulares y los potenciales evocados -que miden la velocidad de respuesta del cerebro a distintos estímulos- son las pruebas que confirman el diagnóstico y pueden ayudar a localizar las lesiones en el sistema nervioso central. Éstas se denominan ‘placas’ y son zonas en las que se ha perdido mielina. Generalmente son pequeñas y están diseminadas de manera difusa; fuera del cerebro estas lesiones afectan a los nervios ópticos, el tronco del encéfalo y la médula espinal.

A QUIÉN AFECTA
La esclerosis es una enfermedad crónica diagnosticada principalmente en adultos jóvenes, que suelen empezar a sentir los síntomas entre los 20 y 40 años. El diagnóstico definitivo suele retrasarse tanto por el carácter transitorio de la enfermedad en sus inicios, como por los largos períodos de tiempo que separan unos brotes de otros, así como por la ausencia de una prueba específica para identificarla.

Las personas de raza blanca tienen el doble de probabilidades que otras razas de desarrollar este trastorno, de la misma manera que las mujeres son dos veces más propensas que los varones. Además, tal y como señalan los Institutos Nacionales de Salud de EEUU, la enfermedad es más prevalente en los climas templados que en los tropicales. Pese a ello, hoy por hoy, no existen grupos de riesgo específicos y cualquier persona puede padecerla, aunque los familiares de primer grado de un paciente sí tienen más probabilidades que la población general de desarrollarla. De hecho, distintas investigaciones sugieren un componente genético, aunque no se ha detectado ninguna alteración, ni mutación específicas.

TRATAMIENTO
Hoy por hoy no existe ningún tratamiento curativo para la esclerosis múltiple y los tratamientos disponibles están dirigidos a modificar la evolución de la enfermedad, paliar sus síntomas y rehabilitar al paciente.

El tratamiento concreto de cada síntoma es trascendental para poder ofrecer una mejor calidad de vida al paciente, mientras que la rehabilitación está dirigida a conservar la funcionalidad en su vida diaria y a prevenir futuras discapacidades, no sólo en cuestiones de motricidad, sino también de lenguaje, la deglución (tragar)… Además, a menudo, son necesarios cuidados de enfermería y atención psicológica.

Actualmente están en marcha muchas líneas de investigación dirigidas a obtener nuevos tratamientos inmunomoduladores, otros más efectivos -sobre todo en determinados grupos de pacientes, recién diagnosticados, con formas progresivas desde el inicio, etc.- o bien a evaluar combinaciones de terapias que actúen de forma conjunta.

 

Fuente: http://www.elmundo.es

Miércoles 2 de octubre de 2013

VIH Sida

El SIDA es una de las enfermedades más graves y mortales de la historia de la humanidad. Lee más en este artículo.

¿Qué son el VIH y el SIDA?

El SIDA es una de las enfermedades más graves y mortales de la historia de la humanidad.

Un grupo de médicos identificó los primeros casos de SIDA en San Francisco y Nueva York hace más de 20 años. Se estima que actualmente existen 42 millones de personas en todo el mundo que conviven con el VIH o el SIDA y más de 3 millones mueren por año a causa de enfermedades relacionadas con el SIDA.

El SIDA es provocado por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). El VIH destruye una clase de células de defensa del cuerpo llamadas “linfocitos cooperadores CD4”. Estos linfocitos forman parte del sistema inmunológico del organismo, el sistema de defensa que combate las enfermedades infecciosas. Pero, a medida que el VIH destruye estos linfocitos, las personas infectadas con el virus comienzan a contraer infecciones graves que normalmente no se contagiarían; es decir, se vuelven inmunodeficientes. El nombre de esta afección es síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

Al aprender más sobre el funcionamiento del VIH, la comunidad médica ha logrado desarrollar drogas para inhibirlo (o sea, interferir con su crecimiento). Estas drogas han tenido éxito para disminuir la velocidad del avance de la enfermedad y, actualmente, quienes tienen la enfermedad viven mucho más tiempo. De todos modos, el VIH y el SIDA aún no tienen cura.

Cada año, cientos de adolescentes estadounidenses contraen el VIH. El VIH también puede transmitirse de una persona infectada a otra persona a través de la sangre, el semen (el líquido que sale del pene cuando un hombre eyacula), los fluidos vaginales y la leche materna.

El virus se transmite a través de comportamientos de alto riesgo entre los que se incluyen los siguientes:

relaciones sexuales orales, vaginales o anales sin protección (“sin protección” significa sin utilizar un condón)
compartir agujas, como las que se utilizan para inyectarse drogas (incluidas las agujas utilizadas para la inyección de esteroides) y tatuarse.
Las personas que sufren de otra enfermedad de transmisión sexual, como la sífilis, el herpes genital, la clamidiasis, la gonorrea o la vaginitis bacteriana corren mayor riesgo de contraer el VIH durante las relaciones sexuales con parejas infectadas.

Si una mujer con VIH queda embarazada, el recién nacido puede contagiarse el virus antes del nacimiento, durante el parto o durante el amamantamiento. Si los médicos saben que la futura madre tiene VIH, usualmente pueden prevenir el contagio del virus de la madre al bebé. Todas las mujeres y adolescentes embarazadas deben someterse a pruebas de detección del VIH para comenzar el tratamiento, si fuera necesario.

¿De qué manera afecta al cuerpo el VIH?
Un cuerpo saludable cuenta con linfocitos cooperadores CD4 (células CD4). Estas células ayudan al sistema inmunológico a funcionar normalmente y a combatir ciertas clases de infecciones. Para ello, actúan como transmisores de mensajes a otras clases de células del sistema inmunológico y les indican que entren en actividad y combatan al germen invasor.

El VIH se une a las células CD4, las infecta y las utiliza para multiplicarse dentro de ellas. De esta manera, el virus destruye la capacidad de las células infectadas para cumplir su tarea en el sistema inmunológico. Por lo tanto, el cuerpo pierde la capacidad de combatir numerosas infecciones.

Dado que su sistema inmunológico está debilitado, las personas con SIDA son incapaces de combatir numerosas infecciones, en especial la tuberculosis y otras clases de infecciones que, de lo contrario, serían infrecuentes en los pulmones (como la neumonía por Pneumocystis carinii), en la superficie que recubre el cerebro (meningitis) o en el cerebro en sí (encefalitis). Las personas con SIDA tienden a enfermarse cada vez más, especialmente si no toman medicamentos antivirales correctamente.

El SIDA puede afectar todos los sistemas corporales. El defecto del sistema inmunológico provocado por la escasez de células CD4 también da lugar a algunas clases de cáncer cuya aparición es estimulada por la enfermedad viral: algunas personas con SIDA desarrollan diferentes linfomas y un tumor poco frecuente en los vasos sanguíneos de la piel, llamado sarcoma de Kaposi. El SIDA es mortal. Por lo tanto, es importante que los médicos detecten el VIH cuanto antes para que la persona pueda tomar el medicamento que retrasa la aparición del SIDA.

¿Cómo se da cuenta una persona de que padece VIH?
Una vez que la persona deja de contar con la cantidad de células CD4 necesarias para combatir las infecciones o manifiesta síntomas de enfermedades que se producen específicamente en quienes están infectados por el VIH, los médicos diagnostican el SIDA.

Los síntomas graves de la infección por VIH y SIDA podrían permanecer sin manifestarse durante 10 años. Y durante los años que anteceden a ese momento, es posible que la persona no tenga síntomas de SIDA. El tiempo que los síntomas del SIDA tardan en aparecer varía de persona en persona. Algunas personas pueden sentirse y lucir saludables durante años al tiempo que están infectados por el VIH. De todos modos, aun cuando la persona que tiene el virus de VIH no tenga ningún síntoma, puede contagiar el VIH a otras personas. Es imposible distinguir si una persona está infectada simplemente observándola.

Cuando el sistema inmunológico de una persona se ve excedido por el SIDA, los síntomas pueden incluir:

  • debilidad o cansancio extremo
  • pérdida rápida de peso
  • episodios frecuentes e inexplicables de fiebre, que duran semanas
  • transpiración abundante por la noche
  • inflamación de los ganglios linfáticos
  • infecciones menores que producen erupciones cutáneas y llagas en la boca, los genitales y el ano
  • manchas blancas en la boca o garganta
  • diarrea crónica
  • tos persistente
  • problemas para recordar
  • Las mujeres también pueden sufrir infecciones fúngicas graves en la vagina que no responden al tratamiento usual, así como la enfermedad inflamatoria pélvica (PID, por sus siglas en inglés).

¿Cómo se puede prevenir?
Uno de los motivos por los que el VIH es tan peligroso es que una persona puede tener el virus durante un largo tiempo sin siquiera saberlo. Esa persona puede contagiar el virus a otras mediante comportamientos de alto riesgo. La transmisión del VIH puede prevenirse de las siguientes maneras:

  • por la abstinencia sexual (no tener sexo oral, vaginal ni anal)
  • con la utilización de condones de látex siempre para cualquier clase de relación sexual
  • evitando el contacto con los fluidos corporales a través de los cuales se transmite el VIH
  • evitando compartir agujas en todo momento

¿Cómo se diagnostica y cómo se trata?
Si crees que puedes tener VIH o SIDA, o has tenido una pareja que podría tener VIH o SIDA, consulta al médico de la familia, a un especialista en adolescentes o a un ginecólogo. Estos profesionales conversarán contigo y te realizarán análisis. El médico podría hacerte un análisis de sangre o un hisopado de la parte interna de la mejilla. Según la clase de prueba realizada, los resultados pueden demorar entre unas horas y varios días.

También puedes realizarte análisis de detección de VIH/SIDA en clínicas especializadas en SIDA en todo el país. Las clínicas ofrecen pruebas tanto anónimas (es decir, la clínica no sabe el nombre de la persona) como confidenciales (se conoce el nombre de la persona pero se lo mantiene en privado). La mayoría de los centros de análisis de detección del SIDA te pedirán que recibas asesoramiento para conocer los resultados, ya sean positivos o negativos.

Si no sabes dónde puedes encontrar un médico o realizarte una prueba de detección de SIDA, puedes comunicarte con las líneas nacionales de asistencia telefónica sobre SIDA (National AIDS Hotlines) al (800) 342-AIDS (en inglés) o (800) 344-7432 (en español). Allí, un especialista te explicará lo que debes hacer a continuación.

No existe cura para el SIDA, por lo cual la prevención resulta sumamente importante. Las combinaciones de medicamentos antivirales y fármacos que estimulan el sistema inmunológico han permitido a muchas personas con VIH resistir las infecciones, mantenerse saludables y prolongar su vida, pero estos medicamentos no son una cura. En la actualidad, no existe ninguna vacuna para prevenir el VIH y el SIDA, aunque los investigadores están trabajando en su desarrollo.

Artículo de: http://kidshealth.org/teen/en_espanol/sexual/std_hiv_esp.html

Conoce más sobre: Enfermedades crónico-degenerativas,

Hoy compartimos contigo el libro “e-Pacientes, cómo nos pueden ayudar a mejorar la salud” del Dr. Tom Ferguson, descárgalo en el link de abajo

Descarga aquí el Libro Blanco de los e-Pacientes

La hemofilia -trastorno de coagulación de origen genético- se manifiesta en hemorragias prolongadas y en ocasiones, sin causa aparente en los pacientes, esto se debe a que  la sangre de las personas diagnosticadas con hemofilia, no contiene la cantidad suficiente de alguno de los factores de coagulación, estos factores son proteínas en la sangre que controlan el sangrado y son conocidas como Factor VIII y Factor IX.

La hemofilia es un padecimiento que puede afectar a cualquier persona. Si bien todos los casos de hemofilia tienen un origen genético. El 70% de los casos son de carácter hereditario, y el 30% restante de los pacientes, adquieren la lesión genética “de novo” o mutación espontánea.

La hemofilia es considerada como una enfermedad rara. A estas enfermedades se les conoce así, porque tienen una baja prevalencia entre la población, al afectar a cinco de cada 10 mil habitantes. En México, la hemofilia afecta a poco más de 6 mil pacientes. Existen dos tipos de hemofilia, la hemofilia A que representa el 85% de los casos y la hemofilia B, responsable del otro 15%.

Los síntomas para hemofilia A y B son los mismos entre los que destacan:

  • Hematomas o moretones extensos
  • Sangrado espontáneo o repentino sin un motivo claro
  • Sangrado constante después de cortarse, sacarse una muela o haber sido sometido a una cirugía o luego de sufrir un accidente, particularmente luego de una lesión en la cabeza

Afortunadamente la hemofilia es una enfermedad relativamente fácil de detectar y 60% de los pacientes son tratados. El reto que hoy enfrenta el sistema de salud es poder brindar acceso a tratamiento a todos los pacientes  y, sobretodo, que éstos  sean atendidos bajo los lineamientos de las nuevas Guías de Práctica Clínica (GPC).

Estas GPC fueron desarrolladas en meses recientes por un grupo multidisciplinario de expertos provenientes de instituciones públicas de salud (SSA, IMSS, ISSSTE, SEDENA, SEMAR, DIF, PEMEX, entre otras), y contienen los lineamientos para el tratamiento de la enfermedad, basados en las mejores prácticas internacionales.

Las afectaciones de la hemofilia van mucho más allá de hemorragias visibles, ya que también se presentan de manera interna, causando afectaciones discapacitantes en los músculos, articulaciones y diversos órganos.

 

Para mayor información, visite: http://www.hemofilia.org.mx

 

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reportó que el constante crecimiento de enfermedades crónico degenerativas, como el cáncer y la diabetes, aumentó el gasto, reveló hoy su director de Finanzas, Mauricio Alazraki Pfeffer. Al participar en el Foro Internacional de Finanzas IMEF 2013, señaló que “cada vez las enfermedades que tratamos son más caras, pasamos en los años 70 eran las muertes por enfermedades infecciosas y ahora son enfermedades crónico degenerativas”. Refirió que para el presente año el gasto para atender enfermedades crónico degenerativas ascenderá a unos 64 mil millones de pesos, que se elevará a 99 mil millones de pesos hacia 2020. Para el presente año, el IMSS ejercerá un presupuesto de unos 420 mil millones de pesos, el segundo más grande en el país después de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex). Actualmente, dijo que el IMSS atiende a 52.1% de la población mexicana, con alrededor de 480 mil consultas, junto con mil 244 partos, 4 mil 150 operaciones y 49 mil urgencias. También señaló que “el régimen laboral del instituto representa una de las presiones más importantes de gasto” Concluyó que el gasto de México en el sector salud, comparado con los países de la Organización Para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), está por abajo del promedio en términos relativos.

Artículo de: SINEMBARGO.Mx http://www.sinembargo.mx/05-06-2013/645504

 

Conoce más sobre: Enfermedades crónico-degenerativas

México vive una transición epidemiológica y demográfica en el país que implica un aumento del promedio de esperanza de vida en hombres y mujeres pero, al mismo tiempo, las enfermedades crónico degenerativas crecen, aseguró la Directora del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía “Manuel Velasco Suárez”, Teresa Corona Vázquez.

De acuerdo con un comunicado de prensa, durante la Conferencia Magistral “Enfermedades Neurodegenerativas. La transición Epidemiológica y Demográfica”, ofrecida en el Congreso de Salud “Enfoque desde el tercer nivel de atención en el Proceso Asistencial a la persona en materia de Salud”, celebrado en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, Corona Vázquez expuso que, hoy día, la demencia, el Parkinson y la enfermedad vascular cerebral, son los tres padecimientos que más afectan a los adultos mayores en México.

En la actualidad, agregó, la investigación en neurociencia ha avanzado mucho en el país y hoy se trabaja para detectar los factores de riego que tienen que ver con la presencia de las enfermedades neurodegenerativas para detener la historia natural de la enfermedad.

Añadió que preocupan mucho las demencias, enfermedades que en la actualidad, son un problema de salud pública ya que, de acuerdo a datos de la Organización Mundial de a Salud, la OMS, en 2050, México será un país envejecido.

Ante esa situación, Corona Vázquez consideró de vital importancia, incrementar el nivel de escolaridad para disminuir los factores de riesgo para sufrir esta enfermedad y aplicar programas de atención a los adultos así como de prevención laboral, enfocados a los adultos mayores, como lo hacen ya en países desarrollados. Esas serían herramientas para prevenir enfermedades como la depresión y la demencia, dijo.

En este sentido, explicó que el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía “Manuel Velasco Suárez”, trabaja intensamente en todas las áreas de la neurociencia que van desde lo molecular hasta lo social además de que se realiza investigación en laboratorio con animales, modelos específicos de enfermedades e investigación clínica en toda la gama de enfermedades neurológicas, desde epilepsia hasta enfermedades infecciosas y crónico degenerativas y salud mental.

“Tenemos investigación socio medica como la violencia, adicciones, y otros factores que influyen en la aparición de enfermedades”, detalló.

Finalmente Corona Vázquez informó que, al año, se otorgan alrededor de 100 mil consultas y se realizan 250 neurocirugías.

Fuente: http://www.quadratin.com.mx/sucesos/Crecen-enfermedades-cronico-degenerativas-en-Mexico-SSA/

Conoce más sobre: Enfermedades crónico-degenerativas

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre. El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y los vasos sanguíneos.

Existen cuatro tipos principales de diabetes:

  1. Diabetes de tipo 1. Se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esta hormona.
  2. Diabetes de tipo 2. Se debe a una utilización ineficaz de la insulina. Este tipo representa el 90% de los casos mundiales y se debe en gran medida a un peso corporal excesivo y a la inactividad física.
  3. Diabetes gestacional. La diabetes gestacional es un estado hiperglucémico que aparece o se detecta por vez primera durante el embarazo.
  4. Deterioro de la tolerancia a la glucosa y alteración de la glicemia en ayunas. El deterioro de la tolerancia a la glucosa y la alteración de la glicemia en ayunas son estados de transición entre la normalidad y la diabetes, y quienes los sufren corren mayor riesgo de progresar hacia la diabetes de tipo 2.

Se ha demostrado que medidas simples relacionadas con el estilo de vida son eficaces para prevenir la diabetes de tipo 2 o retrasar su aparición. Para ayudar a prevenir la diabetes de tipo 2 y sus complicaciones se debe:

  • Alcanzar y mantener un peso corporal saludable.
  • Mantenerse activo físicamente: al menos 30 minutos de actividad regular de intensidad moderada la mayoría de los días de la semana.
  •  Consumir una dieta saludable que contenga entre tres y cinco raciones diarias de frutas y hortalizas y una cantidad reducida de azúcar y grasas saturadas.
  • Evitar el consumo de tabaco, puesto que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

El diagnóstico se puede establecer tempranamente con análisis de sangre relativamente económico. El tratamiento de la diabetes consiste en la reducción de la glucemia y de otros factores de riesgo que dañan los vasos sanguíneos. Para evitar las complicaciones también es importante dejar de fumar.

Para mayor información, visite: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs312/es/

 

Artículo elaborado con información de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

La alimentación juega un papel fundamental en el estado de salud de todos los pacientes. El paciente reumático, como cualquier otro, debe ser consciente de la importancia de contar con hábitos de alimentación adecuados, y llevar una dieta equilibrada, la cual garantice su tono muscular e incremente su resistencia física para soportar los efectos de la enfermedad, así como su tratamiento médico.

Existen situaciones muy concretas donde la dieta juega papel determinante, en pacientes que padecen enfermedades reumáticas como: gota, osteoporosis y artrosis.

Gota

Es una enfermedad caracterizada por el aumento de ácido úrico en la sangre, acompañada de episodios agudos de artritis en miembros, así como la formación de nódulos en zonas próximas a las articulaciones (por depósito de ácido úrico).

El  paciente debe evitar la obesidad, el ayuno completo y la toma de alcohol. Tanto el ayuno como el alcohol pueden precipitar una artritis aguda e incrementan el nivel de ácido úrico. El sobrepeso agrava la afectación articular de la gota; en caso contrario, ayudamos a disminuir los niveles de ácido úrico.

Osteoporosis

Consiste en una pérdida de masa ósea que da lugar a fragilidad en los huesos, que se hace visible por la frecuencia de fracturas causadas por traumatismos, incluso los más leves.

Los minerales más importantes en los huesos son el calcio  y el fósforo. Nuestro aporte de calcio en la dieta frecuentemente es inadecuado. Además, existen etapas en la  vida donde los requerimientos de este mineral son mayores como en la posmenopausia, adolescencia, embarazo, lactancia y edad senil.

Un aporte  suficiente de calcio permite mejorar la masa ósea en niños y adolescentes, así como reducir la desmineralización del hueso en personas mayores. Los productos lácteos son  fundamentales, contienen prácticamente todos los nutrientes que precisa el cuerpo humano.

Artrosis

Se caracteriza por un desgaste del cartílago articular que origina alteraciones locales y produce  dolor al movimiento y deformidad. Afecta frecuentemente a las articulaciones que soportan peso, como rodillas o columna vertebral, por lo que la obesidad o el sobrepeso son perjudiciales y aumentan el dolor. El tratamiento  de esta  afección, cuando se  encuentra en estado avanzado, es generalmente la cirugía.

La artrosis suele afectar a personas mayores de 65 años, con menos calcio en los huesos y con una anemia moderada, por lo que es recomendable consumir alimentos ricos en calcio, hierro y vitaminas.

Para mayor información, visite: http://www.lire.es

 

 Artículo elaborado con información de la Liga Reumatológica Española 

Cómo puedes ayudar

?

Tu participación es crucial para promover el acceso al mejor tratamiento en tiempo y forma para todos los pacientes de México.

¡Defendamos nuestro derecho a la salud!

  1. ÚNETE A LA RED aquí
  2. SÍGUENOS en Twitter y Facebook
  3. PASA LA VOZ a todos tus contactos
Apoya la causa

0

Ya sumamos 0 integrantes de la Red, seguidores en Twitter y fans en Facebook.
Sólo faltas tú.
¡Ayúdanos a llegar a 10,000!

Pasa la voz

Archivo del blog

Síguenos


Organizaciones integrantes

Somos una sola voz; unidos para garantizar el acceso al mejor tratamiento en tiempo y forma.

  • Derechohabientes Viviendo con VIH del IMSS
  • Esclerosis Múltiple de México
  • Asociación Mexicana de Fibrosis Quística
  • Asociación Mexicana contra la Psoriasis
  • Fundación Mexicana para Pacientes Reumáticos
  • Asociación Mexicana de Hipertensión Arterial Pulmonar
  • Asociación Mexicana de Lucha Contra el Cáncer
  • Diabetes entre Pares
  • FundHepa
  • Federación Mexicana de Diabetes
  • Federación de Hemofilia de la República Mexicana

Juntos trabajamos para promover y hacer valer el derecho humano a la salud.

Conócenos