Entradas con la etiqueta: hipertensión arterial pulmonar

  • ¿Qué quiere decir Hipertensión Pulmonar?

Hipertensión Pulmonar quiere decir aumento de la presión de la arteria pulmonar con valores mayores a 20 mmHg cuando la persona se encuentra en reposo (sentada, acostada o parada sin hacer esfuerzos), y a 30 mmHg cuando está haciendo ejercicio (caminando, subiendo escalas, trapeando, barriendo, teniendo sexo, haciendo gimnasia, corriendo, levantando, cargando y empujando cosas pesadas, etc.).

  • ¿Qué es?

La Hipertensión arterial Pulmonar, más conocida como Hipertensión Pulmonar, y diferente de “Hipertensión Arterial o tensión arterial alta o presión alta” es una enfermedad de los pulmones que puede ocurrir sin ninguna causa identificable, ser heredada o ser el resultado de la complicación de enfermedades respiratorias, cardiacas y/o inmunológicas. Es una enfermedad rara (poco común) que afecta más a las mujeres que a los hombres.

La Hipertensión Pulmonar [HP] es una enfermedad incurable, muy grave que va deteriorando la salud progresivamente, los tratamientos disponibles ayudan a disminuir los síntomas y mejorar la calidad de vida, pero la HP en la mayoría de los casos es mortal.

  • ¿Qué hace la arteria pulmonar?

Los pulmones tienen doble circulación, reciben sangre por las venas desde la arteria pulmonar y sangre por las arterias desde los bronquios, estas últimas son las encargadas de alimentar o nutrir las vías aéreas. En esta circulación de sangre a través de los pulmones se produce la oxigenación de la hemoglobina (el oxógeno se pega a la sangre para ser transportado por todo el organismo), se eliminan partículas nocivas, bacterias y el anhídrido carbónico (oxigeno malo). La arteria pulmonar es la encargada de transportar la sangre con baja cantidad de oxígeno desde el ventrículo derecho del corazón a los pulmones donde toma oxígeno, luego pasa a las cámaras izquierdas del corazón, donde es bombeada por el ventrículo izquierdo a través de la arteria aorta a todo el cuerpo, por lo tanto, tiene el papel de oxigenar la sangre, de limpiarla.

  •  ¿Cuál es la diferencia entre Hipertensión Pulmonar Primaria o Idiopática e Hipertensión Pulmonar Secundaria?

HP Primaria: hay aumento de la presión de la arteria pulmonar, pero la presión de las arterias y venas pequeñas es normal. Para mantener el funcionamiento del corazón, al estar aumentada la presión de la arteria pulmonar, el ventrículo derecho del corazón aumenta el grosor de sus paredes (desarrolla hipertrofia) y por lo tanto el corazón aumenta de tamaño. A medida que aumenta la resistencia (la fuerza) de las pequeñas arterias y venas de los pulmones, el ventrículo derecho, ya aumentado de tamaño empieza a fallar y se presentan los signos y síntomas de la falla cardiaca. Aunque el ventrículo izquierdo del corazón no se encuentra afectado por la enfermedad, el aumento progresivo de tamaño del ventrículo derecho dificulta que el ventrículo izquierdo se llene de sangre produciendo una leve elevación de las pequeñas arterias y venas del ventrículo izquierdo.

HP Secundaria: la elevación de la presión de la arteria pulmonar se debe al aumento de la presión de las pequeñas arterias y venas pulmonares, transmitiendo a la arteria pulmonar en forma pasiva este aumento, pudiendo producir en las etapas avanzadas de la enfermedad cambios irreversibles en las arterias y venas pulmonares comprometiendo finalmente el lado derecho del corazón (aurícula derecha y ventrículo derecho).

 

 

Fuente: http://www.hipertension-pulmonar.org

La hipertensión arterial pulmonar (HAP) es un problema de salud grave, que de no ser tratado a tiempo puede causar alteraciones en la función ventricular derecha del corazón con consecuencias fatales, señaló el experto del IMSS, Luis Efrén Santos.

El titular del departamento de Hipertensión Pulmonar y Función Ventricular Derecha del Hospital de Cardiología, del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI, indicó que la HAP es un aumento de la presión en los vasos sanguíneos que transportan sangre en los pulmones.

Entre los síntomas de esa enfermedad mencionó la falta de aire, incluso sin actividad física, fatiga al menor esfuerzo y palpitaciones.

El especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) explicó que no existe una causa identificada para este mal, por lo que se le denomina idiopático, aunque se le ha asociado a enfermedad cardiaca congénita, padecimientos de la colágena (enfermedades del tejido conjuntivo); problemas respiratorios crónicos y VIH.

La HAP no respeta edad ni sexo; lo mismo puede padecerla un niño, un joven, que una persona con más de 60 años de vida, aunque se ha observado su predominio en mujeres en relación 1.7 a un hombre, abundó.

Su incidencia se estima de uno a dos casos por millón de habitantes al año, de acuerdo con cifras de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

En esta enfermedad, los vasos sanguíneos que transportan la sangre con poco oxígeno desde el corazón hasta los pulmones, se endurecen y estrechan, lo que significa un esfuerzo extra del corazón, ya que tiene que trabajar más para hacer pasar la sangre por los pulmones.

Esta hecho acumula presión en las arterias estrechadas o dañadas y da como resultado una presión alta del lado derecho del músculo cardiaco, apuntó Santos Martínez.

El especialista del Hospital de Cardiología del CMN Siglo XXI destacó que es posible que la hipertensión pulmonar no provoque síntomas al principio, pero conforme progresa éstos pueden incluir falta de aire, con o sin actividad física; fatiga e hinchazón en tobillos y piernas.

Por lo anterior, los enfermos requieren atención multidisciplinaria del cardiólogo, neumólogo y reumatólogo, por lo que en el IMSS se busca realizarla de manera integral a fin de no retrasar el tratamiento, ya que la mortalidad en estos enfermos es muy alta.

Cifras de los Institutos Nacionales de Salud estadunidenses indican que la supervivencia en una persona con HAP, sin tratamiento, es en promedio de 2.8 años tras el diagnóstico.

Cuando a pesar de la medicación el deterioro del paciente continúa, las posibilidades de ayudarle llegan al quirófano, a través del trasplante de pulmones y/o corazón.

 

Fuente: http://ntrzacatecas.com

 

Artículo elaborado con información de la Asociación Mexicana de Hipertensión Arterial Pulmonar A.C.

La hipertensión  arterial pulmonar (HAP) se presenta cuando hay una elevación de la presión sanguínea en la arteria pulmonar, en términos numéricos, cuando hay una elevación de la presión media en la arteria pulmonar mayor de 25mmHg en situación de reposo. La HAP es una enfermedad que afecta a personas de todas las edades, y aunque se presenta en ambos sexos, es más frecuente en mujeres en edad reproductiva. La HAP es un padecimiento diferente de hipertensión arterial o presión alta.

Puede ocurrir sin ninguna causa identificable (hipertensión pulmonar idiopática), ser heredada o ser el resultado de la complicación de enfermedades respiratorias, cardiacas y/o inmunológicas (hipertensión pulmonar secundaria). Es una enfermedad grave, poco común, crónica, degenerativa e incurable y los tratamientos disponibles únicamente ayudan a disminuir los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Por ello, es fundamental detectar los principales factores de riesgo, es decir, cualquier causa o condición que pueda jugar un papel que predisponga o facilite el desarrollo de la enfermedad en presencia de individuos “suceptibles”. Los factores de riesgo pueden ser fármacos, productos químicos, enfermedades o la misma genética.

El término «condiciones asociadas» se utiliza cuando no es posible determinar si un factor que predispone la enfermedad estaba presente antes del inicio de la misma. Los factores de riesgo y condiciones asociadas fueron categorizados en diversos grupos en función de la probabilidad de su papel causal. Así, «definitivo» indica una asociación basada en varios estudios que concuerdan, incluyendo un estudio controlado. «Muy probable» revela varias observaciones concordantes (incluyendo varios estudio de series de casos) que no se pueden atribuir a bases identificadas. El término «posible» indica una asociación basada en series de casos u opiniones de expertos. Por último, «improbable» manifiesta aquellos factores de riesgo que fueron sospechados, pero que estudios controlados han demostrado una falta de asociación.

Ya que se han detectado los diversos factores de riesgo, es fundamental acudir al médico para contar con un diagnóstico puntal y preciso que permita la elección del mejor tratamiento, si bien no existe una cura para la enfermedad, un tratamiento adecuado permitirá:

  • Aumentar la supervivencia
  • Disminuir los síntomas
  • Mejorar la tolerancia al esfuerzo
  • Mejorar la calidad de vida

 

Para mayor información, visite: http://www.hapmexico.org/index.htm

 

Lunes 17 de septiembre de 2012

Hipertensión Arterial Pulmonar

La hipertensión arterial pulmonar (HAP) es un problema de salud grave, que de no ser tratado a tiempo puede causar alteraciones en la función ventricular derecha del corazón con consecuencias fatales, señaló el experto del IMSS, Luis Efrén Santos.

El titular del departamento de Hipertensión Pulmonar y Función Ventricular Derecha del Hospital de Cardiología, del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI, indicó que la HAP es un aumento de la presión en los vasos sanguíneos que transportan sangre en los pulmones.

Entre los síntomas de esa enfermedad mencionó la falta de aire, incluso sin actividad física, fatiga al menor esfuerzo y palpitaciones.

El especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) explicó que no existe una causa identificada para este mal, por lo que se le denomina idiopático, aunque se le ha asociado a enfermedad cardiaca congénita, padecimientos de la colágena (enfermedades del tejido conjuntivo); problemas respiratorios crónicos y VIH.

La HAP no respeta edad ni sexo; lo mismo puede padecerla un niño, un joven, que una persona con más de 60 años de vida, aunque se ha observado su predominio en mujeres en relación 1.7 a un hombre, abundó.

Su incidencia se estima de uno a dos casos por millón de habitantes al año, de acuerdo con cifras de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

En esta enfermedad, los vasos sanguíneos que transportan la sangre con poco oxígeno desde el corazón hasta los pulmones, se endurecen y estrechan, lo que significa un esfuerzo extra del corazón, ya que tiene que trabajar más para hacer pasar la sangre por los pulmones.

Esta hecho acumula presión en las arterias estrechadas o dañadas y da como resultado una presión alta del lado derecho del músculo cardiaco, apuntó Santos Martínez.

El especialista del Hospital de Cardiología del CMN Siglo XXI destacó que es posible que la hipertensión pulmonar no provoque síntomas al principio, pero conforme progresa éstos pueden incluir falta de aire, con o sin actividad física; fatiga e hinchazón en tobillos y piernas.

Por lo anterior, los enfermos requieren atención multidisciplinaria del cardiólogo, neumólogo y reumatólogo, por lo que en el IMSS se busca realizarla de manera integral a fin de no retrasar el tratamiento, ya que la mortalidad en estos enfermos es muy alta.

Cifras de los Institutos Nacionales de Salud estadunidenses indican que la supervivencia en una persona con HAP, sin tratamiento, es en promedio de 2.8 años tras el diagnóstico.

Cuando a pesar de la medicación el deterioro del paciente continúa, las posibilidades de ayudarle llegan al quirófano, a través del trasplante de pulmones y/o corazón.

 

Artículo de: http://ntrzacatecas.com

Lunes 28 de noviembre de 2011

Testimonio de Paulina

En noviembre recordamos el mes de la Hipertensión Arterial Pulmonar, conoce el testimonio de Paulina

Te invitamos a leer este artículo especial para pacientes que viven con Hipertensión Pulmonar

¿Qué es la hipertensión pulmonar?
Hipertensión pulmonar es una enfermedad pulmonar poco
común, en la cual las arterias de los pulmones se encuentran
más angostas de lo normal, dificultando el flujo sanguíneo a
través de los vasos. Como resultado, la presión sanguínea en la
arteria pulmonar (el vaso sanguíneo que acarrea sangre poco
oxigenada desde el ventrículo derecho del corazón hacia los
pulmones) se eleva más de los niveles normales. Esta presión
alta anormal causa que el ventrículo derecho del corazón
aumente de tamaño. El ventrículo derecho se debilita
gradualmente y pierde su habilidad para bombear suficiente
sangre hacia los pulmones. Esto nos puede llevar a desarrollar
un fallo cardiaco derecho.
¿Cuáles son los síntomas de hipertensión pulmonar?
Los síntomas de la hipertensión pulmonar generalmente ocurren cuando la condición
ha progresado. El primer síntoma de hipertensión pulmonar es la falta de aliento
durante el esfuerzo físico. Mareos y desmayos también pueden ser síntomas. Edema
en los tobillos, abdomen o piernas; piel y labios de color azul, y dolor de pecho puede
ocurrir cuando el esfuerzo del corazón aumenta.
En estados más avanzados de la enfermedad, los síntomas incluyen palpitaciones
irregulares (palpitaciones fuertes), pulso acelerado, mareos o desmayos, progresiva
perdida de aliento durante ejercicio o actividades, y dificultad de respirar en reposo.
Se puede dificultar el hacer cualquier actividad cuando empeora la enfermedad.
¿Qué produce la hipertensión pulmonar?
La hipertensión pulmonar es causada por diferentes condiciones que dañan las
paredes de las arterias pulmonares, incluyendo:
• Hipertensión pulmonar primaria (HPP, también conocida como hipertensión
idiopatica), condición que puede ser causada por un gen anormal o por drogas.
Se piensa que la HPP comienza con una lesión en la capa celular de vasos
sanguíneos pequeños de los pulmones. Esta lesión, que ocurre por razones
desconocidas, puede causar cambios en la manera en que estas células
interactúan con las células musculares de la pared de los vasos. Como
resultado, el músculo liso se contrae más de lo normal y estrecha la luz del
vaso.
• Hipertensión pulmonar secundaria, ocurre como resultado de otra condición
medica, como lo es la enfermedad hepática crónica, cirrosis hepática,
escleroderma o lupus eritematoso sistémico (lupus). también puede ser
resultado de enfermedades pulmonares como lo son tumores, enfisema,
enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o fibrosis pulmonar.
• Enfermedades cardiacas que afectan el lado izquierdo del corazón, como lo es
la enfermedad valvular aortica, fallo cardiaco izquierdo, enfermedad valvular
mitral o enfermedad cardiaca congénita.
• Enfermedad tromboembolica, formación de coágulos sanguíneos en una
arteria pulmonar larga.
• Condiciones de mala oxigenación, como lo es vivir a una gran altura,
obesidad, apnea al dormir, y enfermedades neuromusculares como lo es
esclerosis lateral amiotrofica (ELA).
La hipertensión pulmonar también puede ser causada por otras condiciones.
¿Cómo se diagnostica la hipertensión pulmonar?
Como la hipertensión pulmonar puede ser causada por varias condiciones medicas, un
examen físico y una historia clínica completa son necesarios para poder descartar
otras enfermedades. Una descripción completa de sus síntomas ayuda a su medico a
hacer el diagnostico correcto.
Como los síntomas de hipertensión pulmonar no son específicos y pueden ser
similares a otros problemas pulmonares, el paciente, quizás no busque tratamiento
hasta que los síntomas empeoren y las condiciones hayan avanzado.
Un ecocardiograma anormal puede indicar hipertensión pulmonar y un catéter
cardiaco puede confirmar el diagnostico, al medir la presión en la arteria pulmonar.
¿Cómo se trata la hipertensión pulmonar?
Un diagnostico apropiado y un análisis del problema es necesario antes de comenzar
cualquier tratamiento.
El tratamiento de hipertensión pulmonar varía por las diferentes causas de la
elevación de la presión. El manejo de la hipertensión pulmonar puede incluir:
• Medicamentos.
• Cambios alimenticios y cambios en el estilo de vida.
• Cirugía, solo si es necesario.
• Visitas a su Médico regularmente.
Alrededor de 1,000 transplantes de pulmones se realizan en los Estados
Unidos. Mucha gente se encuentra en lista de espera para ser intervenidos ya
que hay poca cantidad de donadores.• Transplante de corazón/pulmón: este tipo de transplante es raro pero
necesario para los pacientes que tengan combinado un fallo pulmonar y cardiaco.
¿Cuándo llamar a su Médico?
Llame a su Médico en caso de que:
• Gana peso inexplicablemente -2 libras en 1 día ó 5 libras en 1 semana-.
• El edema de sus tobillos, pies, piernas ó abdomen empeora.
• La falta de aliento empeora ó si ocurre más frecuentemente, especialmente si
despierta con esta molestia.
• Tiene fatiga extrema o disminución en su habilidad para tolerar la actividad.
• Una Infección respiratoria o tos que ha empeorado.
• Tiene taquicardia, cerca de 120 latidos cardíacos por minuto.
• Tenga episodios de dolor en el pecho ó incomodidad durante una actividad,
que alivian al reposo.
• Dificultad para respirar durante actividades regulares o en reposo.
• Presente intranquilidad, confusión.
• Mareo constante o bahido.
• Nausea ó pérdida del apetito.
¿Cuándo debería de ir al departamento de emergencia?
Asista al departamento de emergencia local o llame al 9-1-1 si usted tiene:
• Complicaciones con la infusión intravenosa de Flolan a través del catéter
Hickman, tal como infección, que el catéter se salga de su lugar, que tenga
fugas de líquido o sangre, o malfuncionamiento de la bomba endovenosa.
• Dolor de pecho nuevo o incomodidad severa inexplicable y que se acompaña
de falta de aliento, sudoración, nausea ó debilidad.
• Frecuencia cardiaca rápida (más de 120-150 latidos por minuto)
-especialmente si usted tiene falta de aire-.
• Falta de aire que NO alivia con reposo
• Debilidad o parálisis (inhabilidad para moverse) repentina en sus brazos o
piernas
• Inicio repentino de dolor de cabeza severo.
• Sensación de bahído o pérdida de la conciencia.

 

Fuente: Cleveland Clinic http://www.clevelandclinic.org

Martes 2 de agosto de 2011

La otra cara de las redes sociales

Por Elena Sáinz @educadies
Diabetes entre Pares (@DiabetesPares)

Se habla mucho de los peligros de las redes sociales, la inseguridad, los fraudes, delitos cibernéticos y otras tantos, para qué sigo… existen, si,  y es importante conocerlos para evitarlos pero  ¿por qué nos cuesta más trabajo hablar de las ventajas de este poderoso medio de relación con el otro?

Gracias a este poderoso medio Mariana y yo estamos construyendo nuestro sueño, el espacio educativo de Diabetes entre Pares, ni siquiera vivimos en la misma ciudad pero eso no nos ha impedido poner más ladrillos y compartirlo con otros emprendedores del mismo tema como Manny (@askmanny) y Marcelo(@midiabetes).

Este mes he aprendido mucho sobre lo que se está haciendo y se puede hacer en el tema de la salud gracias a las redes sociales.  Imprimir y distribuir mil, 2mil o 50mil ejemplares de un libro no está al alcance de cualquiera, pero compartirlo en un sitio en Internet lo hace accesible a millones, si no han descargado la Guía del paciente participativo ya se tardaron es un excelente material que muchos no podríamos leer si no fuera por las redes sociales.
Leer más →

Agradecemos a la Dra. Paulina Ramírez Neria, al Dr. Tomás Pulido Zamudio y Martha Arenas por compartirnos este artículo.

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los pacientes con Hipertensión arterial pulmonar (HAP) es que, debido a que padecen una enfermedad poco conocida, obtener un diagnóstico correcto y en un tiempo menor a dos años es muy complicado. La HAP se puede confundir con otros padecimientos y esto ocasiona que los pacientes reciban el tratamiento adecuado cuando la enfermedad ya esta avanzada, por eso consideramos importante esclarecer la diferencia entre Hipertensión Arterial Pulmonar, y otras causas de Hipertensión Pulmonar.

La Hipertensión Pulmonar es un síndrome, es decir, los pacientes que la padecen comparten síntomas y signos, pero el origen es diferente.

Tomemos como ejemplo la fiebre, cuando tenemos fiebre todos presentamos malestar general y aumento en la temperatura corporal, pero no todos tenemos fiebre por las mismas causas (infecciones, dolor etc).
La Hipertensión Pulmonar se clasifica de acuerdo a sus causas, estas se agrupan de la siguiente manera: (acordado durante el 4º simposium mundial de Hipertensión Pulmonar celebrado en Dana Point, California)
Leer más →

La Hipertensión Arterial Pulmonar (HAP) incluye un grupo de enfermedades que se caracterizan por un aumento de la presión en la circulación pulmonar, que es la encargada de llevar la sangre de la parte derecha del corazón (ventrículo derecho) hacia los pulmones para que se oxigene. Este aumento de la presión se debe a un proceso de remodelación de las arterias pulmonares (conductos encargados de llevar la sangre), que finalmente lleva a un estrechamiento de éstas y a la formación de conductos aberrantes que evita un flujo adecuado de la sangre. Hasta hoy se desconoce la causa de esta remodelación, sin embargo, diversas teorías indican que se debe a un proceso de proliferación, o crecimiento excesivo y descontrolado, de las células que recubren la parte interna de las arterias. Este crecimiento sin control, entre otras características, se asemeja al crecimiento alterado que se observa en enfermedades como el cáncer.

El aumento progresivo de la presión provoca un exceso de trabajo en el ventrículo derecho, que eventualmente termina en la incapacidad de éste para bombear sangre, y por lo tanto, para oxigenarla. Con el tiempo esto se traduce en lo que se conoce como “falla cardiaca” y finalmente provoca la muerte del paciente.

La HAP es una enfermedad muy difícil de diagnosticar, pues no existen síntomas específicos. Muchas otras enfermedades (principalmente cardiacas y pulmonares) comparten los mismos síntomas, como son la disnea (falta de aire), síncope (desmayo) o edema (retención de líquidos en tobillos, abdomen, entre otras partes). Dado lo inespecífico de los síntomas, los pacientes visitan en promedio 3 médicos antes de ser diagnosticados correctamente. Este retraso conlleva a la pérdida de la calidad y esperanza de vida, que el tratamiento específico podría mejorar.

La HAP es progresiva e incurable (aún con tratamiento) que altera la vida de los pacientes (e indirectamente también de sus familiares) al limitar su actividad física, hasta volverlos totalmente incapaces de realizar actividades tan simples como vestirse o levantarse de su cama. El cansancio y la falta de aire, pueden  ser tan agresivos y discapacitantes al grado de volver al paciente dependiente de una silla de ruedas y/o un tanque de oxígeno.

La HAP afecta con mayor frecuencia a mujeres en edad reproductiva pero se puede presentar a cualquier edad.  A pesar de no es tan conocida como el cáncer de mama o el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), la mortalidad puede ser igual, incluso más alta, que cualquiera de estas enfermedades dependiendo del estado en el que se diagnostique y se empiece a tratar.

Recientemente se ha demostrado que mientras más temprano se realiza el diagnóstico e inicie el tratamiento, se puede ofrecer una mejor calidad de vida al paciente; lamentablemente la enfermedad continúa siendo incurable. En nuestro país hay mucho por hacer, pues gran cantidad de pacientes no son atendidos como lo requieren. Dada la severidad del padecimiento y la poca información (incluso entre la comunidad médica) es urgente crear una campaña de difusión para que los médicos la conozcan y con esto se pueda lograr acelerar el proceso diagnóstico e iniciar un tratamiento oportuno.

La otra limitante importantísima es el acceso al tratamiento específico para esta enfermedad. Existen medicamentos que han demostrado mejorar la capacidad para realizar ejercicio, disminuir los síntomas e, incluso, en algunos casos prolongar la supervivencia. El principal problema es que todos estos medicamentos son extraordinariamente costosos y por tal motivo, la gran mayoría de los pacientes quedan exentos de los beneficios antes mencionados. Lamentablemente en nuestro país los tratamientos aprobados, se encuentra muy limitados en los sistemas de salud pública, lo cual hace aún más complicado el acceso para la mayor parte de la población.

En conclusión, la hipertensión arterial pulmonar, es una enfermedad poco conocida, muchas veces invisible y con un pronóstico poco alentador. Existe poca conciencia e información en la comunidad (incluso médica) y por lo tanto el diagnóstico es retrasado y muchas veces los pacientes reciben atención en etapas ya muy avanzadas. Finalmente son pocos los que logran recibir un tratamiento específico pues el sistema de referencia es ineficiente, los medicamentos son incosteables y hay escasa disponibilidad en el sistema de salud nacional. Por todo esto, se vuelve imperativo el crear conciencia en la población general y con las autoridades de salud para que se conozca mejor la enfermedad, se tome acción para que sea atendida con tiempo y de manera adecuada, y se pueda encontrar la forma de proporcionarles la atención a la que estos pacientes constitucionalmente tienen derecho.

Lic. Martha Arenas Ballester

Directora

Asociación Mexicana de Hipertensión Arterial Pulmonar AC

Cómo puedes ayudar

?

Tu participación es crucial para promover el acceso al mejor tratamiento en tiempo y forma para todos los pacientes de México.

¡Defendamos nuestro derecho a la salud!

  1. ÚNETE A LA RED aquí
  2. SÍGUENOS en Twitter y Facebook
  3. PASA LA VOZ a todos tus contactos
Apoya la causa

0

Ya sumamos 0 integrantes de la Red, seguidores en Twitter y fans en Facebook.
Sólo faltas tú.
¡Ayúdanos a llegar a 10,000!

Pasa la voz

Archivo del blog

Síguenos


Organizaciones integrantes

Somos una sola voz; unidos para garantizar el acceso al mejor tratamiento en tiempo y forma.

  • Derechohabientes Viviendo con VIH del IMSS
  • Esclerosis Múltiple de México
  • Asociación Mexicana de Fibrosis Quística
  • Asociación Mexicana contra la Psoriasis
  • Fundación Mexicana para Pacientes Reumáticos
  • Asociación Mexicana de Hipertensión Arterial Pulmonar
  • Asociación Mexicana de Lucha Contra el Cáncer
  • Diabetes entre Pares
  • FundHepa
  • Federación Mexicana de Diabetes
  • Federación de Hemofilia de la República Mexicana

Juntos trabajamos para promover y hacer valer el derecho humano a la salud.

Conócenos